Juez declara inconstitucional prohibición de armas en California

por | Jun 5, 2021

SAN JOSE. Policía e investigadores en la escena de un tiroteo en el lugar de trabajo en el patio de tren ligero de la Autoridad de Transporte del Valle de San José en San José, California, EE.UU., el 26 de mayo de 2021. La oficina del alguacil del condado de Santa Clara confirmó múltiples muertes, incluido el pistolero. (Estados Unidos) EFE/EPA/JOHN G. MABANGLO

El viernes por la noche, un juez federal anuló la prohibición de armas de asalto de California desde hace mucho tiempo, diciendo que la ley del estado era inconstitucional y que prohibir tales armas de fuego durante décadas era «un experimento fallido».

En un fallo de 94 páginas, el juez federal de distrito Roger Benítez del Distrito Sur de California dijo que las secciones de la prohibición estatal vigente desde 1989 con respecto a los rifles de estilo militar violan la Segunda Enmienda. Benítez describió las armas de asalto que los californianos no pueden usar como «bazucas, obuses o ametralladoras», sino más bien como «rifles modernos, populares y bastante comunes».

Mantente informado con los temas más relevantes de política, economía, comunidad latina y salud. Suscríbete aquí a nuestros newsletters.

Luego, el juez comparó un AR-15 con una navaja suiza.

“Al igual que la navaja suiza, el popular rifle AR-15 es una combinación perfecta de arma de defensa nacional y equipo de defensa nacional”, dijo Benítez en el fallo.

Además de emitir una orden judicial permanente el viernes, Benítez concedió una solicitud del fiscal general de California Rob Bonta para una suspensión de 30 días del fallo, lo que provocará una apelación del estado.

«La decisión de hoy es fundamentalmente defectuosa», dijo Bonta en un comunicado de prensa. «No existe una base sólida en la ley, los hechos o el sentido común para equiparar los rifles de asalto con las navajas del ejército suizo, especialmente en el Día de Concientización sobre la Violencia Armada y después de los recientes tiroteos en nuestras propias comunidades de California».


Continúa la violencia armada

El fallo de Benítez llega en un momento en que la nación continúa lidiando con la violencia armada y presiona a los legisladores para prohibir las armas de asalto. Después de presionar por la prohibición de las armas de asalto y los cargadores de municiones de alta capacidad, el presidente Biden anunció en abril una serie de acciones ejecutivas para ayudar a frenar la violencia con armas de fuego. El mes pasado, el Departamento de Justicia publicó una regla propuesta que impondría nuevas restricciones a las «armas fantasma»: kits que permiten a los compradores ensamblar armas de fuego sin un número de serie.

Aunque las acciones fueron parte de la primera respuesta sustantiva del presidente a los tiroteos masivos, él y los legisladores de todo el país se han enfrentado a muchas de las mismas divisiones culturales y políticas que han obstaculizado los esfuerzos para aprobar prohibiciones de armas de asalto.

La prohibición de armas en California se ha revisado varias veces durante las últimas tres décadas. El estado ha argumentado que las restricciones a las armas de asalto también han sido confirmadas anteriormente por varios tribunales de apelaciones y distritos federales.

La decisión del juez de declarar inconstitucional la prohibición de armas en el estado deriva de una demanda presentada en 2019 por un residente del estado y un comité de acción política para propietarios de armas. La demanda contra California dijo que el estado es «uno de los pocos estados que prohíben muchas de las armas de fuego semiautomáticas más populares del país porque poseen una o más características comunes, como empuñaduras de pistola y cañones roscados» que se utilizan con frecuencia. con cargadores de municiones desmontables.

Tiroteo en San José

Un empleado del sistema de tránsito en San José abrió fuego el pasado miércoles 26 de mayo por la mañana en una instalación de tren ligero, matando al menos a nueve personas antes de dispararse a sí mismo, dijeron las autoridades.

Los investigadores confirmaron poco sobre el atacante, diciendo que todavía estaban buscando un posible motivo. Se negaron a decir si pensaban que alguna de las víctimas había sido blanco de ataques.


Las autoridades se abalanzaron sobre varios frentes el miércoles, con un escuadrón antibombas recorriendo las instalaciones después de que un perro indicara posibles explosivos, mientras que otros funcionarios policiales se reunieron en una casa de San José que estaba en llamas y se creía que estaba vinculada con el pistolero.

El tiroteo sacudió esta ciudad en el corazón de Silicon Valley y resonó en todo un país dolorosamente familiarizado con la devastadora violencia armada. El derramamiento de sangre se produjo pocas semanas después de las recientes masacres en Indianápolis, el área de Atlanta y Boulder, Colorado.

Las víctimas exigen justicia

Manuel Oliver, padre de una de las víctimas del tiroteo de Parkland, Florida, en 2018, durante una entrevista con el periodista Jorge Ramos, alegó que vive con un «constante sentimiento de frustración». Explica que a diario son muchas las personas que han muerto a causa de las armas de fuego en Estados Unidos.

«Desde que Joaquín fue asesinado, saca la cuenta, 120 personas han perdido la vida por la violencia».


«Si los estados tienen tal diferencia en el trato de las leyes para proteger a sus ciudadanos, tranquilamente pueden comprar (armas) legalmente. Ni siquiera estamos hablando de algo que sucede en un mercado negro o ilegal. Esto es un crimen que sucede respaldado por el sistema», sostiene Oliver.

El padre de la víctima aseguró que es ingenuo pensar que los políticos resolverán la prohibición de armas en el país. «Hemos tenido Casa roja y Casa azul, Senado rojo y Senado azul, y nunca ha habido una diferencia en el interés de resolver el problema de las armas. Es muy complejo, hay mucho interés de por medio y mucho poder y votos de por medio».

Oliver le explicó al periodista que si la nación se uniera tal como lo ha hecho para combatir la pandemia del COVID-19, quizá la restricción de las armas en el país tuviera una pronta solución.

«La pandemia afectó al país e inmediatamente distintas industrias se pusieron de acuerdo en solventar el problema y lo lograron (…). En el caso de las armas son muchas las vidas que se pierden; si trabajáramos en conjunto, si hiciéramos el esfuerzo, si preparáramos una especie de vacuna, que obviamente no sería una vacuna sino una especie de legislación para el control de armas, sería una prioridad para la sociedad de resolver esto. Pero no lo es, y no lo es por el interés político».

Por último, expresó que en estos años aprendió que el problema de las armas en Estados Unidos no tendrá una pronta solución. Está en manos de las nuevas generaciones unir esfuerzos y dar un paso a favor del control de armas. «Esto lo va a resolver una generación que está creciendo y que está cambiando las cosas. La que dentro de 10 años va a tomar las riendas. Y en esos 10 años hay tenemos que enviar un mensaje coherente, distinto y que idealice al arma como la parte ideal del americano. Esa tendencia a pensar que somos libres y disfrutamos la libertad porque tenemos acceso a las armas es tóxica».

Concluyó comentando que «el dolor es el mismo y eso no cambia; pero estamos muy fuertes y estamos dispuesto a luchar esto hasta el último día».

*Con información de The Washington Post.


MÁS LEÍDAS

Pagos del crédito fiscal por hijos arrancaron este jueves

Fuente principal de la noticia: NPR Este jueves inició la recepción de pagos mensuales vinculados al crédito fiscal por hijos, objetivo incluido en el American Rescue Plan y que de entrada beneficiará con más de $15 mil millones a 60 millones de niños, según la Casa...

Cuba necesita refrescar su mentalidad para evitar más protestas

Michael Stott Si la mayor ola de protestas en Cuba en varias décadas fue espontanea, la respuesta del gobierno fue todo lo contrario. Puesto que no hay un Castro en el poder por primera vez desde la revolución comunista de 1959, al presidente Miguel Díaz Canel, un...