Así investigó la administración Trump si el COVID-19 se filtró de un laboratorio

por | Jun 18, 2021

Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud, salió de la competencia de natación de su nieta en una escuela secundaria de Michigan, ansioso por saber si un equipo de científicos pensaban que el nuevo coronavirus podría haber sido diseñado deliberadamente.

Ese día fue el 1 de febrero de 2020, cuando casi una docena de los mejores expertos internacionales en la evolución del genoma viral se habían reunido para una teleconferencia. Habían estado escudriñando la secuencia genética del virus, publicada en internet tres semanas antes. Algunos se alarmaron por ciertos atributos del virus, en particular cómo se abrió camino en las células humanas.

Mantente informado con los temas más relevantes de política, economía, comunidad latina y salud. Suscríbete aquí a nuestros newsletters.

Un día antes de la llamada, Kristian Andersen, profesora del departamento de inmunología y microbiología de Scripps Research en La Jolla, California, había escrito a Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas: “Las características inusuales del virus constituyen una parte realmente pequeña del genoma (<0,1%), por lo que hay que observar muy de cerca todas las secuencias para ver que algunas de las características (potencialmente) parecen diseñadas”.

Andersen escribió que ella y tres colegas encontraron que el genoma no coincidía con las expectativas de la teoría evolutiva. “Pero tenemos que mirar esto mucho más de cerca y todavía hay más análisis por hacer, por lo que esas opiniones aún podrían cambiar”.

Y así fue. En la teleconferencia, el primer esfuerzo conocido de altos funcionarios de salud de Estados Unidos e internacionales para determinar si la ingeniería humana o una fuga de laboratorio podría explicar la aparición del virus, la mayoría de los expertos, incluido Fauci, concluyeron que el coronavirus probablemente había evolucionado en la naturaleza y se transmitió de un animal a un humano, narró Collins en una entrevista.

COVID-19
SALUD. Fotografía cedida por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas y los Laboratorios Rocky Mountain de una imagen de microscopio electrónico que muestra (objetos en azul) al SARS-CoV-2, el virus que causa el brote del coronavirus COVID-19, emergiendo de la superficie de las células cultivadas en el laboratorio. | Foto: Efe.

El esfuerzo continuó durante las siguientes semanas, cuando los científicos concluyeron unánimemente que no había evidencia de manipulación en el laboratorio. La teleconferencia, que no se ha informado previamente, fue el comienzo de un esfuerzo continuo, a veces politizado y hasta ahora infructuoso dentro del gobierno de los Estados Unidos para determinar si el virus, SARS-CoV-2, podría ser el resultado de una filtración de ingeniería o de laboratorio.


Muchos más científicos llegaron no solo a descartar la teoría de la fuga de laboratorio, sino a rechazarla como una proyección infundada del entonces presidente Donald Trump, quien en los primeros días de la pandemia afirmó públicamente que el virus pudo haber surgido de un laboratorio en Wuhan, China, donde el se encontraron los primeros casos conocidos del COVID-19.

A pesar del consenso científico inicial que apoya el origen natural, el interés en la teoría de la fuga de laboratorio nunca disminuyó por completo dentro del gobierno estadounidense. Los funcionarios de salud pública, los oficiales de inteligencia y los funcionarios del Departamento de Estado y el Consejo de Seguridad Nacional trabajaron, con diversos grados de intensidad y éxito, para comprender los orígenes del virus y si podría haber escapado del Instituto de Virología de Wuhan.

La mayor parte de lo que aprendieron provino de fuentes públicas de información: artículos de noticias, redes sociales y revistas científicas. Dentro del ámbito clasificado, una cantidad significativa de la inteligencia que Estados Unidos obtuvo provino de gobiernos extranjeros, según exfuncionarios con conocimiento del asunto.

El mes pasado, el presidente Joe Biden dio nueva vida al misterio del origen cuando ordenó a las agencias de inteligencia que redoblaran sus esfuerzos para determinar si el virus provenía de un laboratorio y que le informaran en agosto.

Los funcionarios han dicho que la revisión examinará todos los datos, incluida la información que puede haberse perdido durante varias investigaciones de la administración Trump.

Un alto funcionario de la administración de Biden dijo que una gran cantidad de información permanece sin examinar, lo que llevó a muchos exfuncionarios, que dijeron que habían buscado por todas partes, a concluir que Estados Unidos pudo haber obtenido nuevo material.


Este relato de la búsqueda del gobierno de los orígenes del virus se basa en entrevistas con 28 funcionarios y expertos actuales y anteriores, algunos de los cuales hablaron bajo condición de anonimato para describir deliberaciones y debates internos.

A pesar de las afirmaciones públicas de Trump de que el virus proviene de un laboratorio, la evidencia siempre ha sido inconclusa.

“Nunca llegamos a una prueba irrefutable, en la que quizás la mayoría de la gente se concentra”, dijo Anthony Ruggiero, quien fue el director senior del NSC para contraproliferación y biodefensa en la administración Trump.

Añadió: “Estábamos tratando de hacer una revisión de todas las fuentes de información que está disponible y tratando de hacerlo de la manera más honesta posible, que es que comienzas con algunas teorías o hipótesis y luego ves a dónde te lleva la información”.


Algunos oficiales de inteligencia temían que los altos funcionarios de la administración Trump, frustrados porque las agencias de espionaje se quedaran vacías, estuvieran seleccionando información para respaldar la teoría de la fuga de laboratorio.

A otros les preocupaba que la incapacidad de las agencias de inteligencia para determinar el origen del virus, a pesar de haber advertido durante años la probabilidad de una pandemia, revelara deficiencias críticas que dejan al país vulnerable a futuros brotes.

“No estoy del todo convencido de que un origen natural sea la única explicación. Nunca me convencieron (…) Y creo que deberíamos pedirle a China que haga posible una investigación transparente impulsada por expertos, porque hay demasiadas preguntas sin respuesta”, dijo Collins.

Fuente: Yasmeen Abutaleb y Shane Harris/The Washington Post.

Traducción libre del inglés.


MÁS LEÍDAS


ÚLTIMAS NOTICIAS