ICE y una comunidad fronteriza discuten sobre cómo se libera a los detenidos con COVID-19

Casi 10 mil inmigrantes detenidos se han infectado con el virus y nueve han muerto

por | Mar 15, 2021

SEGURIDAD. Imagen del Centro Residencial Familiar del Sur de Texas en Dilley, Texas. Foto de archivo: Jabin Botsford/The Washington Post.

Un solicitante de asilo de Camerún salió de la camioneta que lo había llevado de un centro de detención federal de inmigrantes a una estación de autobuses en la ciudad fronteriza de Calexico, en el condado de Imperial, California. Los voluntarios estaban esperando para recogerlo, llevarlo a un hotel y ayudarlo a reservar un boleto de avión para reunirse con una hermana que vive en Michigan. Pero el hombre levantó las manos en su lugar.

“Retrocede”, dijo, revelando que le habían diagnosticado COVID-19, reseñó The Washington Post.

Al día siguiente, reportaron los defensores de los inmigrantes, la escena se repitió cuando el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas dejó a un ciudadano cubano que sostenía una hoja de papel que decía que acababa de dar positivo por el virus.

En una zona fronteriza que ha sufrido brotes continuos de COVID-19, los defensores de los inmigrantes y el ICE están en desacuerdo sobre el tratamiento que da la agencia a los detenidos infectados.

Los defensores y los funcionarios del condado aseguran que no tenían idea de que ICE estaba dejando a los detenidos con COVID-19 en la parada de autobús, mientras que ICE dice que es el protocolo de la agencia notificar a las autoridades locales con anticipación.

Si bien los defensores están de acuerdo con que los detenidos con diagnóstico de COVID-19 deben ser liberados de la detención para que puedan buscar una mejor atención médica, no coordinar esas transferencias con los funcionarios de salud y las organizaciones sin fines de lucro es un peligro para la salud pública, afirman.


“Es reprobable”, expresó Jules Kramer, jefe de operaciones de Minority Humanitarian Foundation, una organización sin fines de lucro que ayuda a migrantes y refugiados en ambos lados de la frontera entre Estados Unidos y México.

“Es una amenaza para la seguridad pública. Es una amenaza para nuestros solicitantes de asilo. Es una amenaza para las personas que ayudan en el terreno. Es absolutamente imperdonable”, denunció Kramer.

Los funcionarios de ICE dijeron en un comunicado que el personal médico del Centro de Detención Regional Imperial, donde estaban monitoreando 12 casos activos de COVID-19 a fines de la semana pasada, analiza a las personas para detectar el virus antes de que sean liberadas y las asesora sobre las pautas de salud federales: como el uso de equipo de protección personal y la cuarentena.

“El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos está firmemente comprometido con la salud y el bienestar de todos los que están bajo su custodia”, dijo la portavoz Paige Hughes en un comunicado. “En estos casos particulares, ICE no tenía autoridad legal para continuar la detención de las personas mencionadas”.

“Además, el patrocinador de la persona, en caso de que tenga uno, y los funcionarios de salud pública del condado de Imperial son notificados”, agregó. La agencia no dijo a quién dio el aviso.

Los funcionarios del condado de Imperial dieron una versión diferente, señalaron que ICE no les notificó que estaban liberando a personas con COVID-19.


“La liberación de no residentes del condado con COVID-19 positivo es definitivamente una preocupación para la salud de nuestra comunidad, pero al reconocer que estas personas necesitan ayuda humanitaria, el condado de Imperial tomó medidas”, dijo Rebecca Terrazas-Baxter, directora de relaciones intergubernamentales, en un comunicado.

Los funcionarios del condado recogieron a los hombres en Calexico y los llevaron a cuarentena en su Departamento de Servicios Sociales, dijo. Pero dijo que el condado tiene capacidad limitada y necesitará ayuda del gobierno federal si continúan liberando detenidos con coronavirus. “Es imperativo para una mayor comunicación y apoyo del gobierno federal”, dijo.

A principios de semana, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos liberó a una tercera persona con COVID-19 en el condado de Imperial, dijeron los defensores. En ese caso, según Terrazas-Baxter, CBP se coordinó con los funcionarios de salud con anticipación para que la persona pudiera ser transportada a la cuarentena del condado.

Kramer sostuvo que ICE tampoco notificó a los familiares de los hombres que estaban infectados.


Minority Humanitarian Foundation es un grupo sin fines de lucro de cuatro personas fundado hace dos años y medio para ayudar a los inmigrantes que buscan asilo en los Estados Unidos. Recogen a los migrantes de tres centros de detención de la zona, a menudo esperando horas para su liberación. Reciben a los migrantes, se disculpan por su detención y los llaman invitados, luego les reservan habitaciones de hotel gratuitas.

El hombre de Camerún dijo en una entrevista que dio positivo después de un año horrible. Es gay y huyó de ese país después de que mataran a su novio. Viajó primero a Turquía, donde intentó sin éxito llegar a Europa, y luego a México, donde no pudo encontrar trabajo porque no habla español. Cruzó a Estados Unidos el 27 de enero y fue detenido. Habló bajo condición de anonimato porque teme por su seguridad.

ICE afirma que realiza pruebas de despistaje a los migrantes cuando llegan a las instalaciones, pone en cuarentena a los que están enfermos y les brinda atención médica. Casi 10 mil detenidos se han infectado con el virus y nueve han muerto. Más de 420 personas tienen casos activos, frente a los 370 de hace unos días, según el sitio web de la agencia.

Fuente: Jon Gerberg y María Sacchetti/The Washington Post.

Traducción libre del inglés por El Tiempo Latino.


MÁS LEÍDAS