COMPARTE

Ante las implacables críticas contra el Servicio de Rentas Internas, su nuevo director reconoció el lunes 3 ante el Congreso que los contribuyentes del país ya no confían en esta agencia luego de un creciente número de escándalos, desde el escrutinio excesivo a grupos políticos conservadores hasta dispendios en conferencias para empleados.

Sin embargo, Danny Werfel, el comisionado interino del IRS (siglas en inglés del Servicio), declaró que está “comprometido en restaurar la confianza”. El funcionario indicó que instaló un nuevo liderazgo en la agencia y que está llevando a cabo una revisión a fondo de lo que salió mal y cómo arreglarlo.

Werfel prometió la transparencia de la que se careció durante varios años después de que grupos conservadores del llamado tea party se quejaran de hostigamiento de parte del IRS, algo que la agencia desmentía.

“Debemos tener la confianza del contribuyente norteamericano. Desafortunadamente, esa confianza fue rota”, dijo Werfel ante la subcomisión de Asignaciones Presupuestarias de la Cámara de Representantes en su primera presentación pública desde que asumió el cargo hace casi dos semanas.

“La agencia está lista para confrontar los problemas ocurridos, hacer que quienes actuaron indebidamente rindan cuentas, estar abierta a lo sucedido y arreglar permanentemente estos problemas a fin de que tales tropiezos no ocurran de nuevo”, agregó.

“(El ISR) tiene que comenzar”, agregó Werfel, “con el reconocimiento de que se ha infringido la confianza”.

Werfel testificó en un momento difícil para el ISR. Ante las críticas dentro y fuera del gobierno, el funcionario fue al Capitolio para solicitar un gran incremento presupuestario.

El presidente Barack Obama ha solicitado un aumento de 9% al gasto del IRS para el año fiscal que comienza en octubre, en parte para ayudar a pagar la puesta en marcha de la nueva ley de atención de salud.

Los republicanos en la Cámara de Representantes han votado 37 veces para eliminar, retirar recursos o reducir dicha ley de cuidados médicos, y muchos no están ansiosos de aumentar el financiamiento a una agencia que tendrá un papel central en el cumplimiento de esa legislación.

“Tendremos que pensar cuidadosamente sobre la cantidad de dinero que se suministrará al IRS”, dijo el representante republicano Ander Crenshahw, presidente de la subcomisión de Asignaciones Presupuestarias de la Cámara de Representantes sobre servicios financieros y gobierno en general.

“Estoy totalmente consternado ante lo que parece el desperdicio de dólares de los contribuyentes en conferencias frívolas”, dijo el representante republicano Harold Rogers, presidente de la Comisión de Asignaciones Presupuestarias.

“Parece que cada día tenemos un nuevo tropiezo en el IRS”, agregó.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS