Beirut.- El Gobierno interino de la oposición siria hizo un llamamiento para que la comunidad internacional intervenga de forma inmediata para reducir los efectos del temporal de nieve en Siria y países vecinos, que ha causado la muerte de diez refugiados en dos días.

En un comunicado emitido el 8 de enero, el primer ministro de la oposición Ahmed Toma instó también a los estados árabes a asistir a los desplazados dentro del territorio sirio, así como a los que se encuentran en campamentos en Jordania y el Líbano.

La nota no precisa en qué lugar exacto perecieron los diez refugiados debido al frío.

En declaraciones a Efe por teléfono, el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abderrahman, indicó que, según los datos de que dispone su organización, al menos seis personas han perdido la vida por las bajas temperaturas de los últimos dos días -dos en la ciudad siria de Alepo y cuatro en el Líbano-.

Toma, que calificó la situación de “catastrófica”, señaló que la comunidad internacional debe tomar conciencia y salvar las vidas de los sirios.

Pidió a “todos aquellos que puedan ayudar” que lo hagan, tanto si es individualmente, como si son organizaciones o Gobiernos.

Está previsto que el temporal, procedente de Grecia, dure hasta el fin de semana y que la nieve caiga a partir de los 400 metros por encima del nivel del mar, lo que se suma a una bajada de las temperaturas en todo el Líbano.

En Siria, la nieve ha cubierto parte del territorio y las provincias más afectadas han sido Sueida y Quneitra, en el sur, y Damasco, según la agencia de noticias siria Sana. EFE