Por segunda vez en unos dos meses, Metro está siendo investigado por el manejo de un incendio, hecho que incluye el envío de trenes llenos de pasajeros para comprobar las denuncias de incendio y la espera de varios minutos antes de llamar a los bomberos y a los equipos de rescate.

La Comisión de Seguridad de Washington Metrorail – una agencia gubernamental independiente que supervisa la seguridad del Metro – se encuentra investigando el incendio sucedido el pasado 4 de febrero, mientras que también presiona al Metro para completar un plan de acción correctiva que ordenó en diciembre.

“La respuesta de Metro al evento de seguridad del 4 de febrero de 2020 en la estación de L’Enfant Plaza es preocupante, y la comisión de seguridad ha ordenado una investigación completa”, explicó el director ejecutivo de la comisión, David L. Mayer a través de un comunicado.

Por su parte Metro, en una declaración, reconoció haber violado los protocolos de seguridad y aseguró encontrarse revisando o creando reglas y directrices para evitar que este tipo de suceso se repita.

Los problemas de incendios y respuesta de emergencia fueron reportados por primera vez por Statter911, un sitio encargado de alertar sobre noticias de incendios y EMS.

El incendio se originó luego que un equipo de mantenimiento tratara de quitar un candado de un armario de empleados en una sala de mecánica en la estación de L’Enfant Plaza, usando una herramienta no autorizada para el trabajo, indicó el portavoz de Metro Ian Jannetta.

Statter911 informó que la herramienta era una sierra para metales y esto generó chispas que cayeron en un componente eléctrico que pronto comenzó a humear.

La tripulación extinguió el fuego y un supervisor en el lugar lo consideró bajo control, explicó Jannetta. A los operadores de los trenes que transportaban pasajeros en las cercanías se les dijo que hicieran una inspección de las vías en las inmediaciones del humo antes de que “el humo residual se despejara”, lo que podría haber perjudicado a los pasajeros.

Con información de The Washington Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *