COMPARTE

En Virginia, todo salió como los activistas y miembros de la comunidad lo habían esperado. La larga lucha que durante los últimos meses unificó bajo un tema a las distintas organizaciones pro inmigrantes del estado vecino de DC, vio frutos y el pasado lunes decenas de líderes celebraron la aprobación del pleno del proyecto de ley consolidado sobre las licencias de conducir para indocumentados en Virginia.

De los dos proyectos de ley que entraron al legislativo estatal en la sesión que inició a mediados de enero de este año (B-1211 y SB.34), ambas propuestas, que tenían marcadas diferencias, fueron aprobadas tanto por la Casa de Representantes como por el Senado, que desde este año están bajo el control de bancadas demócratas luego del resultado electoral de noviembre de 2019.



CELEBRACIÓN. Edgar Aranda de VACOLAO aseveró que este logro es un aliciente importante para la lucha por derechos de los inmigrantes. | FOTO: Tomás Guevara – ETL



LICENCIAS. La delegada Elizabeth Guzmán dijo que las licencias para indocumentados serán prácticamente iguales a las estándares. | FOTO: Tomás Guevara – ETL



CONDUCTORES. Unos 250 mil inmigrantes adultos indocumentados residen en Virginia, muchod de llos podrían calificar para las licencias. | FOTO: Tomás Guevara – ETL

Con el primer obstáculo sorteado, faltaba el siguiente que consistía en tener un consenso sobre los dos proyectos para convertirlos en una sola propuesta que luego de ser aprobada por el pleno el pasado fin de semana, pasa al despacho del gobernador Ralph Northam para la firma o para que haga observaciones que todavía podrían ser enmendadas.

La delegada estatal Elizabeth Guzmán, representante del Distrito 31 que contempla buena parte del condado de Prince William, estuvo presente un encuentro con la prensa y activistas en el Centro de Ayuda Legal Justicia, en Falls Chuch para recapitular el logro de esta ley que tendrá un impacto positivo en la comunidad inmigrante.

Una licencia normal

“Va ser una licencia de conducir normal como la de cualquier persona que tiene licencia legal acá en Virginia, con la diferencia es que en la parte de atrás tendrá escrita con unas letras pequeñitas: ‘Tarjeta de privilegio. No válido para uso de beneficios sociales o para votar’. Pero en la parte del frente es como cualquier licencia de conducir porque hasta tiene la barra con el código para escanear y se va a reconocer que es un documento legal”, comentó la delgada Guzmán, patrocinadora del proyecto de ley en la Cámara Baja.

Para Edgar Aranda, director ejecutivo de la Coalición de Organizaciones Latinas de Virginia, VACOLAO, esta legislación aun se puede mejorar en el futuro luego de que se ponga a prueba al entrar en vigencia, en enero de 2021. El activista junto a otros miembros de la coalición, han trabajado por largos años para conseguir licencias para inmigrantes indocumentados, pero esa lucha no tuvo eco hasta este 2020 cuando cambió la aritmética legislativa en Virginia.

En el evento del pasado lunes, Aranda cedió la palabra tanto a representantes de organizaciones que estuvieron al frente de esta lucha, como a dos beneficiarios que podrán obtener licencias de conducir en el estado, aunque no tienen permiso de estancia legal en el país. El director de VACOLAO aseveró que este logro es un aliciente importante para la lucha por derechos de los inmigrantes y afirmó que vale la pena celebrar, dando por descontado que el gobernador Northam también la rubricará en los próximos días.

“Esto es un gran logro de muchos años de lucha, obviamente hay bastante espacio para mejorarla. La Asamblea General ya cerró y ha enviado la propuesta aprobada a la oficina del gobernador y nosotros vamos a continuar nuestro trabajo con el jefe del estado para que mejore este proyecto de ley”, comentó Edgar Aranda a El Tiempo Latino el lunes 9 de marzo.

Miles de beneficiados

Los representantes de las organizaciones comunitarias estiman que unos 250 mil inmigrantes adultos indocumentados residen en Virginia, y buena parte de estos podrán calificar para las licencias de conducir, que entre algunos requisitos requiere las pruebas de residir en el estado, el pago de impuestos estatales y otros requisitos típicos de la obtención de un permiso para operar vehículos.

La salvadoreña Sandra Hernández, residente en la región de Richmond, durante 15 años, agradece que con esta legislación tendrá la oportunidad de conducir sin temor hacia su trabajo y podrá realizar actividades cotidianas en las que se necesita un vehículo automotor. Su agradecimiento también lo comparte el inmigrante Moisés Calderón residente en el norte de Virginia.

Para Maynor Aguirre, activista de la organización Porvenir, si bien este permiso de conducir tiene algunas limitaciones, en general es un paso adelante después de tantos años de lucha y de rechazo en las sesiones legislativas anteriores.

“Sabemos que esta licencia tiene algunas limitaciones federales, pero aparte de eso podemos ver el lado positivo donde nuestros compatriotas y familias son beneficiadas para poder conducir más tranquilamente. Tenemos que reconocer que con esto también se está cerrando un problema, porque había personas que tenían que pagar para que alguien les prestara una dirección en los estados vecinos donde tienen este tipo de licencias”, explicó Aguirre quien también exaltó las ventajas de unirse para empujar temas de importancia para los inmigrantes.

Antes del 20 de abril

La emisión de las licencias de conducir para inmigrantes indocumentados costará más que el de las licencias regulares. La delegada Elizabeth Guzmán, opina que si bien el costo será más caro que el que pagan el resto de conductores, hay que reconocer que emitir este tipo de licencias le genera un gasto adicional al Departamento de Motores y Vehículos, DMV. El valor al que se llegó fue de $50 para un permiso que tendrá una vigencia de dos años.

Al cierre de esta edición el gobernador aún no había firmado la propuesta de ley. El ejecutivo deberá hacerlo antes del 20 de abril porque si tuviera observaciones estas podrían hacerse en el período especial de revisiones que hacen los legisladores. No obstante si el gobernador la firma en los próximos días solo sería de esperar a que entre en vigencia en enero del próximo año.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS