Funcionarios de Metro anunciaron este jueves que quieren mantener el servicio de transporte completo el mayor tiempo posible, sin embargo, se preparan para la posibilidad de reducir el servicio si demasiados empleados se enferman debido al nuevo coronavirus.

Hasta ahora, alrededor de 3% de los empleados de la agencia permanecen ausentes diariamente, dijeron funcionarios de Metro.

Las preocupaciones sobre la propagación del virus tienen un impacto en los pasajeros, ya que los usuarios de Metro tomaron 100 mil viajes en tren menos el miércoles, en comparación con el miércoles anterior, informaron las autoridades.

Fue el primer día en que el sistema ferroviario observó impactos significativos, a propósito de las empresas recomendar a sus empleados trabajar desde casa y de las personas que prefieren evitar el transporte público por temor a contagiarse del virus. Los números de pasajeros que viajaron en autobús aún no están disponibles.

El gerente general de Metro, Paul J. Wiedefeld, dijo que la agencia quiere mantener el servicio tanto como puedan. Añadió que evalúan la mejor manera de mantener seguros a los empleados y viajeros.

“Todos sabemos que esto está cambiando minuto a minuto, por lo que queremos seguir siendo flexibles (…) Estamos repasando qué pasa si”, dijo Wiedefeld a los miembros de la junta de Metro.

Reveló que la agencia se prepara para la posibilidad ejecutar la Fase 3 de su plan de emergencia, lo que implicaría hacer cambios o recortes en el servicio y abrir el centro de operaciones de emergencia de la agencia.

El Metro ha estado en la Fase 2 del plan desde que el gobernador de Maryland, Larry Hogan ®, anunció la semana pasada que el estado había visto sus primeros casos de coronavirus. Eso ha implicado la desinfección diaria de los vagones, autobuses y vehículos de Metro Access.

Los funcionarios de Metro dijeron que continúan alentando a los pasajeros de trenes y autobuses a lavarse y desinfectarse las manos con frecuencia, como la mejor manera de prevenir la propagación del virus.

Traducción libre del inglés por El Tiempo Latino.

Fuente: The Washington Post.