Pese a que el gobernador Ralph Northam firmó el sábado una Orden Ejecutiva para dar inicio a la fase uno de la reapertura económica del estado, un condado de Virginia toma las cosas a su manera en pro de mantener a raya los casos de coronavirus.

Desde el condado de Arlington, la Junta emitió un comunicado en el que señaló estar trabajando de manera conjunta con la oficina del gobernador y otras jurisdicciones ubicadas al norte de la entidad para evitar reabrir si sus autoridades de salud advierten no hacerlo.

Así, en Arlington presentarían su propia planificación de cara a su reapertura.

Este sábado, Northam firmó la Orden Ejecutiva número 61, la cual avala al estado dar inicio a la Fase Uno de la reapertura de su economía ante la crisis causada por el coronavirus. “Estoy orgulloso de los millones de virginianos que se han quedado en casa y han ayudado a aplanar la curva, pero nuestro trabajo no ha terminado”, aseguró Northam.

“Estas pautas representan un paso hacia adelante en un proceso gradual, estableciendo las modificaciones necesarias a las operaciones comerciales para minimizar el riesgo de exposición al COVID-19 para empleados y clientes. Cuando pasemos a esta primera fase, será importante que los virginianos actúen con cautela, especialmente nuestras poblaciones más vulnerables, los ancianos y aquellos con afecciones médicas subyacentes”, siguió.

Sin embargo, la Junta del condado de Arlington aseguró que las hospitalizaciones aún aumentan, por lo que la región norte del estado viviría una desproporción total de los casos.

En su documento, el grupo señaló que “para nuestra región, así como Arlington específicamente, el camino más responsable hacia adelante es mantener nuestro estado operativo actual”, una medida que esperan respetar hasta que los datos en los casos empiecen a ser favorables.

Twitter

Junta del condado de Arlington dice no estar lista para su reapertura económica

ÚLTIMAS NOTICIAS