El plan de recuperación de Metro por el coronavirus no anticipa un regreso a la normalidad previa a la pandemia hasta la próxima primavera. Sin embargo, la agencia de tránsito planea aumentar lentamente el servicio; además solicitará a los empleadores de la región que limiten el número de viajeros diarios escalonando los horarios de trabajo y fomentando el teletrabajo.

El plan, que se presentará a la junta de la agencia el jueves, describe cómo funcionará el transporte público una vez que los funcionarios estatales y locales comiencen a levantar las órdenes de quedarse en casa y otras restricciones.

Los niveles de servicio aumentarán gradualmente en el transcurso de un año. El plan depende en gran medida de los líderes electos, funcionarios federales, jefes militares y ejecutivos principales para mantener bajos los números de pasajeros en vagones y autobuses, para que no se llenen peligrosamente y empeoren la propagación del COVID-19.

Lee también: El DMV acumula más de 63 mil casos de COVID-19

Los clientes no deben esperar mejoras importantes en el servicio sobre su funcionamiento actual, pues Metro planea mantener el mismo horario de servicio reducido hasta el comienzo del año escolar.



PREVENCIÓN. Una pantalla informativa sobre el COVID-19 en una estación de Metro en Washington, DC, el martes 24 de marzo. | Foto: Efe/Erik S. Lesser.

“Revisaríamos eso en el lapso entre otoño e invierno, dependiendo de lo que esté sucediendo en el terreno y de lo que aprendimos en ese momento”, dijo el gerente general de Metro, Paul J. Wiedefeld. “Recuperación total no anticipamos hasta la primavera del próximo año”.

Para quienes esperan que se amplíe el horario nocturno aprobado por la junta y programado para el 1° de julio, los planes fueron archivados hasta que el sistema vuelva a funcionar a niveles pre-pandémicos.

Te recomendamos: Pocas personas se pasearon por Ocean City en su reapertura (+video)

Por ahora, Metro está haciendo que la protección de sus empleados, incluidos los operadores de trenes, conductores de autobuses y gerentes de estaciones, sea su máxima prioridad.

“Lo que impulsa nuestro plan de recuperación ante todo es la seguridad de nuestros empleados (…) y luego la seguridad de nuestros clientes. Y eso impulsará lo que podemos hacer, cuando podemos hacerlo. Parte de eso depende de la capacidad y, obviamente, de asegurarse de que todos estén a salvo”, añadió Wiedefeld.

Traducción libre del inglés por El Tiempo Latino.

Fuente: The Washington Post.