El gobernador de Virginia, Ralph Northam, anunció el martes que los bares permanecerán restringidos en los restaurantes a medida que la Commonwealth pase a la Fase 3, a partir de este miércoles 1 de julio.

Si bien los indicadores clave de salud en Virginia están mejorando, el gobernador explicó que está adoptando un enfoque cauteloso y que está preparado para aplicar medidas más estrictas si es necesario.

Para reducir la probabilidad de que los clientes se reúnan en las áreas de los bares sin cumplir las pautas de distanciamiento social, los asientos de estos negocios y las áreas de reunión en restaurantes permanecerán cerrados.

Twitter

Inicio de la Fase 3 en Virginia

Los restaurantes, sin embargo, pueden usar asientos que no sean del bar en esta área siempre que se proporcione un mínimo de seis pies entre las mesas.

Lee también: Ralph Northam pide cautela antes de iniciar la Fase 3

“Estoy observando lo que sucede en otros estados: estamos adoptando un enfoque cauteloso al ingresar a la Fase Tres y manteniendo las restricciones actuales en las áreas de bares”, dijo el gobernador Northam, de acuerdo con un comunicado oficial.

Añadió: “En Virginia, nuestras tasas de hospitalización han disminuido, nuestro porcentaje de pruebas positivas continúa con una tendencia a la baja, y estamos realizando más de 10 mil pruebas cada día. Queremos que estas tendencias continúen, pero si nuestras métricas de salud pública comienzan a moverse en la dirección equivocada, no dudaré en tomar medidas para proteger la salud y la seguridad de nuestras comunidades”.

Actualmente, Virginia promedia más de 10 mil 400 pruebas por día, superando la meta del gobernador. Los hospitales continúan reportando amplios suministros de equipo de protección personal. El porcentaje de pruebas positivas se ha reducido al 6% desde un máximo del 20% a mediados de abril.

Lee también: COVID-19: estas son las medidas sanitarias indispensables durante la reapertura económica

El número de residentes hospitalizados con una prueba COVID-19 positiva o pendiente ha disminuido significativamente en las últimas semanas, y más de 1 mil 200 rastreadores de contacto están trabajando actualmente en todo el estado.

A pesar de estas tendencias positivas, el gobernador está monitoreando los aumentos en varios estados y adopta medidas proactivas para limitar la propagación de COVID-19 en Virginia.

Northam también recordó a los residentes que están más seguros en casa, especialmente si son de alto riesgo o vulnerables. Todas las personas deben seguir cumpliendo con el requisito de usar una cobertura facial en espacios públicos interiores, además de recomendaciones como mantener el teletrabajo, lavarse las manos regularmente, practicar distanciamiento físico y hacerse una prueba ante síntomas de COVID-19.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.