Loudoun

Aún está a tiempo, déjese censar. El Censo, pese a la pandemia del coronavirus, sigue adelante y el 61.6% de la población que vive en Estados Unidos ya ha respondido. Los latinos, sin embargo, están contestando lentamente a la gran encuesta nacional que busca saber con más precisión cuántos habitantes residen en el país.

“La población ha respondido muy bien. Debido a la pandemia paralizamos ciertas operaciones, como el desplazar a los enumeradores a mediados de mayo, pero estamos gratamente sorprendidos porque contamos con un 2% más de respuesta sobre las expectativas que teníamos para estas fechas”, le dijo a El Tiempo Latino María Olmedo-Malagón, directora de la Campaña de Comunicación del Censo 2020.

Olmedo-Malagón reconoció que los latinos están contestando lentamente, en particular los que viven en las áreas urbanas. “Sabemos que en ese grupo tenemos un problema y estamos ajustando las estrategias de comunicación y alianzas para lograr que respondan”. El 31 de octubre será el último plazo para llenar el formulario del Censo, pero si no quiere que a partir de mediados de agosto los encuestadores lleguen a golpear la puerta de su casa, responda ahora.

Si la metáfora admite, el Censo es como una cámara que tomará la foto a todo color del rostro demográfico de Estados Unidos y los latinos no tienen excusa para quedarse fuera de ese gran retrato. Para que nuestra comunidad se sume a esta estampa, en los barrios latinos de las ciudades estadounidenses, durante este verano, se verán caravanas de autos llevando el mensaje de unirse a este esfuerzo gigante, respondiendo a las 10 preguntas de la encuesta.

“Se escucharán sermones en las iglesias demandando censarse; y, en los puestos donde se reparten alimentos habrá alguien explicándole paso a paso cómo llenar el Censo mientras espera en la cola, así se hará en Maryland”, explicó Gloria Aparicio Blackwell, quien representa a un conjunto de organizaciones que promueven el Censo en ese estado.

Una obligación para todos

Los indocumentados deben participar en el Censo, sus identidades y sus respuestas estarán protegidas por ley. No se requiere el número de seguro social ni prueba del estatus inmigratorio, porque lo que importa es saber cuántos viven en el país, para hacer una distribución más justa del presupuesto para los siguientes 10 años.

Washington, DC es un ejemplo de que a la población le falta motivación para responder a la encuesta. Hasta el cierre de esta edición, el 57.6% de sus habitantes se dio tiempo para llenar el cuestionario, este porcentaje está entre 10 y ocho puntos por debajo de Virginia (66.4%) y Maryland (65.5%). No se sabe cuántos latinos no han respondido aún.

Una vez que el área metropolitana lentamente deja atrás el confinamiento causado por el coronavirus, el llamado a participar en el Censo, en los barrios donde la tasa de respuesta es aún baja será más insistente. Se llegará a la comunidad a través de las clínicas comunitarias, las iglesias, los medios de comunicación y los supermercados.

Hágalo por su futuro

Aparicio-Blackwell también sabe que hay que redoblar los esfuerzos para que los latinos no se perjudiquen por no responder al Censo. “Muchos hispanos quisieran donar durante esta emergencia, pero no tienen recursos, para ellos el mensaje es el siguiente: la mejor donación es participar en el Censo, porque por cada persona censada, la comunidad donde vive ese individuo recibe anualmente mil 825 dólares durante 10 años. Si en un hogar viven cinco, imagínense la gran contribución. Si no se censan, las familias pobres van a perder esos recursos tan necesarios en estos tiempos de mucha pobreza”, dijo.

En el condado de Prince George se involucraron los estudiantes, ellos elaboraron vídeos con mensajes tan convincentes como este: “¿Sabes por qué no hay suficientes buses para llevarnos a la escuela?, porque nuestras familias no llenan el Censo”, con esta verdad a cuestas y con el hecho de que las iglesias en Maryland ya han empezado a recibir a los fieles, el consorcio de organizaciones que trabaja a favor del Censo aspira a lograr una mayor participación.

El Censo necesita empleados

La Oficina del Censo sigue reclutando personal para trabajar en el Censo. Antes de la pandemia, los contratados eran jubilados y estudiantes en su mayoría, según Olmedo-Malagón. Al primer grupo el coronavirus lo puso en resguardo y muchos, por precaución, no volverán; el segundo grupo en su inmensa mayoría regresó a vivir con sus padres y no trabajará como encuestadores, digitadores o supervisores.

Los interesados en trabajar para el Censo deben ingresar a la página: 2020census.gov/en/Jobs. “La meta es lograr que todos se cuenten, pero a los encuestadores mientras sean nuestros empleados no los vamos a exponer al riesgo, les vamos a ofrecer todo el material de protección y los equipos de trabajo. Hacer lo posible para que todos contesten y la seguridad de nuestros trabajadores y de la población a ser censada, serán nuestras prioridades”, dijo la funcionaria.

La Oficina del Censo preferiría que las personas contesten por internet o por teléfono y en eso enfatizará hasta mediados de agosto. “Sabemos que la gente no quiere extraños en la puerta de su casa y ahora más por temor al coronavirus, pero a partir del 15 de agosto comenzaremos a enviar a los encuestadores a los hogares que aún no han enviado el formulario con sus respuestas, porque no queremos dejar a nadie afuera del Censo”, aseguró Olmedo-Malagón.

EN SU IDIOMA

Empleos. Si es mayor de 18 años, tiene seguro social, es ciudadano americano y es bilingüe, puede aplicar para trabajar para la Oficina del Censo a medio tiempo o tiempo completo por $22.5 o $23 la hora. Llene su aplicación en: www.2020census.gov/en/jobs.

Español. Hay tres maneras para censarse en su idioma: por internet ingresando a: www.census2020.gov, siga los pasos y no olvide incluir a todos quienes viven en su hogar. Por teléfono llamando al (844) 468-2020, la Oficina del Censo ha contratado a más personal en español que le ayudarán a llenar la encuesta; y, por último, por correo, llene la encuesta de papel y deposítela en el buzón sin ponerle estampillas.

Mensajes. Si en Maryland lo bombardean con mensajes sobre el Censo en Facebook, TikTok, Instagram, Whatsapp, Youtube o Twitter, ponga atención porque le estarán explicando la importancia de llenar la encuesta en tiempos de crisis y la manera de cómo hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.