COMPARTE

Mientras laa autoridades del estado de Virginia planifican lo que será la nueva normalidad ante el impacto del COVID-19, las recomendaciones en materia de salud siguen vigentes; no obstante, un tema ha causado enorme debate en la entidad, especialmente en el condado de Fairfax, porque podría causar un efecto negativa en su población infantil.

Luego de que la administración del presidente Donald Trump invitara a las escuelas a retomar actividades presenciales en otoño, la discusión sobre si el riesgo que esto ameritaría salta a la vista de todos.

“Si las escuelas abren sin las garantías adecuadas de salud, no sé lo que voy a hacer. Voy a tener que dejar de ser maestro”, dijo el docente Dennis Nolasco a Telemundo.

El sistema público escolar de Fairfax cuenta con más de 187 mil estudiantes; sin embargo, la situación podría llevar a cientos de representantes a pensar más de una vez si es factible la opción de que sus hijos estén en las aulas mientras el coronavirus sigue siendo una realidad en el área.

“No sería lo correcto porque pondría en riesgo a los niños”, indicó Lisaura Avilés, representante del condado.

Durante la emergencia, y al igual que en casi todo el mundo, Fairfax ha intentado mantener las clases bajo el formato virtual, una herramienta valiosa para que los estudiantes no pierdan lo aprendido; no obstante, desde la arena política han llovido las críticas. Betsy DeVos, secretaria de educación, calificó como un “desastre” la dinámica.

De momento, Fairfax evalúa ofrecer dos días de clase en persona y reducir de seis a tres el distanciamiento entre estudiantes para poder tener más días de clases en los salones.

Para poder llegar a un acuerdo el sistema educativo del condado presentó a maestros, padres y estudiantes una encuesta para preguntar si desean volver a las aulas o mantener la dinámica.

El gobernador de Virginia, Ralph Northam, anunció el martes 9 de junio un plan gradual que permitirá a las escuelas en el estado reanudar lentamente las clases en persona, para la escuela de verano y el próximo año académico.

El plan de reapertura por etapas K-12 fue desarrollado por la Oficina de la Secretaría de Educación, el Departamento de Salud de Virginia y el Departamento de Educación de Virginia (VDOE). Además, sigue las pautas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Se requerirá que todas las escuelas de PreK-12 en Virginia instruyan a los estudiantes para el año académico 2020-2021, independientemente del estado operativo de los edificios escolares. La guía PreK-12 está alineada con las fases descritas en el plan Forward Virginia y brinda oportunidades para que las instituciones comiencen a impartir clases en persona a grupos de estudiantes específicos.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS