El COVID-19 encontró en adultos mayores una población vulnerable, es por ello que su resguardo resulta una labor aún más detallada en tiempos de pandemia. Una organización que cumple con esta tarea de manera eficaz es AARP, asociación que desde 1958 atiende a personas mayores de 50 años ubicadas en casas de cuidado.

Este miércoles, Ricardo Sánchez-Silva, editor senior de El Tiempo Latino, habló sobre el tema con Mark Miller, asesor legal para el Programa de Defensor del Ciudadano de cuidado a largo plazo de ancianos de DC (Legal Counsel for the Elderly), en una entrevista exclusiva auspiciada por AARP DC a través de Facebook live.

El experto señaló que “la oficina ha estado en las comunidades, asegurándose que pacientes en residencias de ancianos cuenten con los servicios necesarios para vivir a través de la pandemia”. Asimismo, la AARP informó que en DC registran 964 casos de COVID-19 y 180 muertes en casas de cuidado.

Estos momentos también se traducen en distanciamiento social y aislamiento, algo que ha llevado a residentes en este tipo de lugares a no ver por largo tiempo a sus seres queridos; sin embargo, Miller aseguró que la organización ayuda a servir como puente entre las partes, llevándolos a tener contacto a través de la tecnología.

Pese a esto, manifestó que el temor al impacto del virus en adultos mayores ha hecho que algunos de los familiares piensen retirarlos y cuidarlos en casa. Frente a esto, el entrevistado comentó que las personas deben estudiar cuatro factores antes de tomar la decisión: el buen resguardo en el hogar, los servicios que reciban, la disponibilidad para estar ahí junto a ellos y el impacto de los beneficios que puedan brindarles.

Actualmente, AARP trabaja junto a los hogares de ancianos para planificar futuras visitas, cumpliendo con los cuidados necesarios, pero sin dejar de contar con sus seres queridos; no obstante, “el reto que enfrentan tanto pacientes como sus allegados es cómo aislarse para asegurarse de mantener su salud intacta, cumpliendo con el distanciamiento social”.

Trabajo desde casa

Una de las muchas caras que representa a AARP es Genaro Ruiz, miembro de la organización y especialista en coordinación de eventos, quien fue entrevistado por Sánchez-Silva para hablar de su experiencia, pues fue una de las millones de personas con coronavirus en Estados Unidos.

“Cuando pasó esto, la única información que tenía era la de mantenerme aislado y quedarme en casa”, indicó sobre el brote, el cual le afectó entre finales de marzo y mediados de abril; no obstante, todo esto sucedió mientras desarrollaba sus labores como cuidador de su madre.

“Lo que hice para reinventarme fue buscar una manera de cuidar de mi mamá y lo hice virtualmente”, detalló. Tiempo atrás, le enseñó a su progenitora a usar Facetime y Zoom, herramientas que lo ayudaron a chequearla a distancia.

Lograr esto fue producto de la paciencia, pues “a veces, la gente mayor tiene miedo de usar la tecnología, no por ser difícil sino por ser algo nuevo. Luego se familiarizan y se sienten mejor”.

Ruiz concluyó señalando que AARP “es una organización que ayuda al adulto mayor y provee muchos beneficios y recursos no solo en la salud sino también en materia financiera. También es muy compasiva con sus empleados, pues nos ha dado la facilidad de trabajar desde casa y cuidar de nuestros padres”.

Para más información sobre la organización, los expertos recomendaron visitar aarp.org/caregiving y comunicarse a través del 202 4342190.

Para ampliar información reproduce la entrevista a continuación:

Facebook

AARP, una mano amiga para adultos mayores en tiempos de pandemia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *