Este jueves el gobernador Larry Hogan informó que todos los peajes en puentes, túneles y vías rápidas de Maryland serán automatizados, una medida que se toma luego que desde marzo, estos peajes no aceptaran tarifas en efectivo como precaución contra el coronavirus.

Te puede interesar: Joseline Peña-Melnyk: “Hogan actuó basado en una decisión política y no científica” al mantener cerradas las escuelas de Maryland (+video)

La información fue difundida a través de la cuenta de Twitter del gobernador, desde allí Hogan indicó que este cambio representa una “innovación, seguridad y ahorro” para el estado.

Twitter

Peajes en Maryland

“El peaje electrónico a tiempo completo es ahora permanente en las instalaciones de @TheMDTA en todo el estado. Combinando innovación, seguridad y ahorro, se trata de un verdadero beneficio para el gobierno del estado y para todos los que viajan en nuestro gran estado”.

Según reseñó Baltimore Sun, los conductores podrán pagar las tarifas sin detenerse bien sea a través de E-ZPass o de peajes de vídeo, los cuales leerán las matrículas y enviarán una factura por correo a cada residente. El peaje electrónico fue instalado también en “la autopista John F. Kennedy Memorial Highway (I-95), el túnel Fort McHenry (I-95), el túnel del puerto de Baltimore (I-895) y el puente Nice Middleton (US 301)”.

“Además de la histórica reducción de los peajes y el progreso sin precedentes en las actualizaciones de las infraestructuras críticas, el peaje electrónico permanente es el último paso que hemos dado para ahorrar tiempo y dinero a los automovilistas”, dijo el gobernador en un comunicado. “Combinando innovación, seguridad y ahorro, esto es realmente un beneficio para el gobierno del estado y para todos los que viajan en nuestro gran estado”.

El estado estrenó este tipo de cobro de tarifas en los puentes Francis Scott Key y Thomas J. Hatem Memorial el otoño pasado. Luego los funcionarios tomaron la iniciativa de hacer todos los peajes del estado electrónicos como parte de la respuesta para evitar la propagación del COVID-19, antes de instalar un nuevo sistema de peaje para hacer el puente de la bahía un lugar libre de pago en efectivo en mayo.

Este nuevo sistema, según Hogan, tiene como propósito reducir el tiempo que pasan los conductores en el peaje para pagar las tarifas, además de mejorar “la eficiencia del combustible y reducir las emisiones, disminuir la congestión y aumentar la seguridad.

Te puede interesar: Virginia lanza aplicación móvil para frenar contagios de COVID-19

El cambio de sistema podría ahorrar al presupuesto operativo de la autoridad de transporte hasta “10,6 millones de dólares anuales, a partir del año fiscal 2021”, aseguran los funcionarios estatales, que reconocen “que puede haber dificultades, como las 22.000 advertencias de velocidad enviadas a los conductores del Puente del Odio por error el pasado otoño”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *