Autoridades de la Universidad de Towson, en Maryland, anunciaron un cambio de último momento en la dinámica educativa, cambiando al formato en línea para el arranque del semestre de otoño con la evitar la propagación de la pandemia del COVID-19, la cual se ha hecho sentir con un número significativo de casos en el campus durante la última semana.

De acuerdo con información de Baltimore Sun, de 627 pruebas hechas entre miércoles y jueves de esta semana por el centro de salud de la casa de estudios, 55 resultaron positivas.

Tanto personal como estudiantes de sitio fueron notificados por correo electrónico de la situación.

Baltimore Sun indicó que la universidad no podrían a disposición a ningún vocero para hablar del tema; sin embargo, el presidente de la institución, Kim Shatzel, señaló en un comunicado que la decisión de las clases en línea forman parte de una estrategia conocida con antelación ante el incremento de casos en el campus.

“Seguiremos siguiendo los datos y la orientación de las mejores prácticas locales, estatales y federales para la seguridad de la comunidad”, comunicó Schatzel.

Este lunes arranca el semestre de otoño y todas las clases se celebrarán de manera remota.

En principio, la Universidad de Towson se había ceñido a un plan similar al de varias instituciones educativas del estado, anunciando una dinámica híbrida en donde compartirían clases presenciales con alternativas en línea.

Algunos estudiantes y miembros del personal de la universidad señalaron que el centro de estudios ha sido irresponsable ante las bajas medidas para asegurar las mejores condiciones sanitarias de todos.

“Nadie espera que esto vaya a salir bien”, aseguró al Baltimore Sun Brittni Ballard, bibliotecario de tecnologías de aprendizaje. “Pero nadie quiere empujar hacia atrás”.

Morgan Olencz, estudiante de último año y que vive fuera del campus, señaló no haberse sorprendido por la decisiones tomada por las autoridades de la universidad, pues supo de casos en los que hubo reuniones masivas en bares del centro de la ciudad el pasado fin de semana. “No es nada impactante para mí”.

Los 55 positivos de las 627 pruebas aplicadas se traducen en una tasa de 8.77%, muy por encima del 5% de las directrices de especialistas para poder practicar la educación presencial.

El estado cuenta con una tasa de pruebas positivas de 3% en la más reciente semana según el Departamento de Salud del estado; sin embargo, la Universidad Johns Hopkins apunta a un 4.3%.