La policía dispersó a decenas de manifestantes en Washington DC la madrugada de este lunes. Los oficiales rociaron un químico irritante y atacaron a algunas personas entre la multitud, mientras se movían rápidamente para despejar la Plaza Black Lives Matter.

No está claro por qué la policía se acercó a la multitud para dispersar a los manifestantes, de acuerdo con una reseña de The Washington Post.

El irritante, que se aplicó poco después de la medianoche del domingo, hizo que decenas de manifestantes se dispersaran desde la esquina de las calles 16 y H NW. La policía, con cascos y equipo antidisturbios, se desplegó a lo largo de la calle H en las afueras de Lafayette Square.

El gran sonido del despliegue se pudo escuchar por bloques. Se podía ver el humo de las municiones flotando en el aire.

Twitter

Protesta en DC

Dos unidades de oficiales en bicicleta llegaron hasta la Plaza Black Lives Matter para descender sobre los manifestantes y despejar la intersección de la calle I. Se vio a agentes atacando a los manifestantes que huían.

Se vio a oficiales golpeando a personas contra vehículos estacionados y sujetando a otros contra la acera. Otros oficiales formaron una línea con bicicletas y continuaron gritando órdenes para despejar el área.

No quedó claro de inmediato si los manifestantes o los agentes de policía resultaron heridos.

Los funcionarios de la ciudad no pudieron ser contactados de inmediato para hacer comentarios a primera hora de este lunes.

Decenas de manifestantes se dispersaron por las calles del centro e intentaron reagruparse para tratar de determinar quién podría haber sido detenido o quién pudo haber necesitado tratamiento médico debido a los irritantes desplegados por la policía.



MANIFESTACIONES. Las protestas son en rechazo a la violencia policial, principalmente hacia las personas afroamericanas. | Foto: Evelyn Hockstein para The Washington Post.

Aproximadamente 20 minutos antes de la acción policial, pequeños grupos de manifestantes comenzaron a discutir entre ellos porque algunos querían lanzar proyectiles, como botellas de agua, hacia la policía.

Durante la mayor parte de la noche, la mayoría de los manifestantes se movió pacíficamente y se mantuvo en fila gritando burlas a la policía en el puesto de la Iglesia Episcopal de St. John.

Fuente: The Washington Post.

Traducción libre del inglés por El Tiempo Latino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *