La alcaldesa de DC, Muriel Bowser, endureció las restricciones a los restaurantes y reuniones sociales por primera vez desde que la ciudad entró en la Fase 2, en junio, en un esfuerzo por frenar la creciente tasa de infecciones por coronavirus.

Bowser dijo este lunes que las reuniones privadas en interiores tendrán un límite de 10 personas; y las reuniones al aire libre se limitarán a 25 a partir del miércoles.

Los restaurantes deben cerrar a la medianoche y no se permitirá la venta de alcohol después de las 10:00 pm. La capacidad del comedor interior se reducirá al 25% a partir del 14 de diciembre.

Las casas de culto aún pueden tener un 50% de capacidad, aunque la asistencia máxima al servicio debe tener un límite de 50 personas en lugar de 100. Bowser también dijo que las clases de ejercicio en interiores y todo el entretenimiento en vivo deben cancelarse.

Las nuevas restricciones de DC se producen después de que Virginia y Maryland hayan vuelto a imponer restricciones a medida que aumentaron los casos.

El viernes, una orden del gobernador de Maryland, Larry Hogan, comenzó a requerir que los bares y restaurantes cierren a las 10:00 pm para el servicio en interiores y redujo la capacidad permitida en las tiendas minoristas, instalaciones religiosas, gimnasios e instalaciones de servicios personales a un 50%.

El mismo día, el condado de Prince George impuso un toque de queda de fin de semana en National Harbor para menores no acompañados.

DC, Maryland y Virginia informaron el lunes sobre 5 mil 039 nuevos casos. Eso elevó el promedio móvil de siete días de infecciones en la región a 4 mil 824, el vigésimo récord diario consecutivo.

Fuente: The Washington Post

Traducción libre del inglés por El Tiempo Latino.