opioides

Las muertes por sobredosis de drogas están aumentando en Massachusetts durante la pandemia del COVID-19. Un informe del Departamento de Salud Pública (DPH, por sus siglas en inglés) del estado muestra un aumento del 2% en los primeros nueve meses del 2020, comparado con el 2019. Los datos preliminares se traducen en 33 muertes más.

Captura de pantalla de los datos proporcionados por el Departamento de Salud Pública.

Hay muchas razones que generan sospecha en cuanto al aumento. Las personas consumen drogas en entornos más aislados. Temen infectarse con COVID-19 si buscan tratamiento. Las mujeres, en particular, no quieren dejar solos en casa a los niños que no van a la escuela, para asistir a citas o programas. Además, solo hay un plan de tratamiento en Massachusetts que acepta personas que dan positivo en la prueba del coronavirus.

“La epidemia de opioides sigue afectando a demasiadas familias y poblaciones vulnerables”, dice la Dra. Monica Bharel, comisionada de Salud Pública del estado. "No hemos desistido en nuestros esfuerzos".

Bharel dice que Massachusetts ha realizado una serie de cambios para tratar de reducir las sobredosis y las muertes durante la pandemia. El estado distribuyó 75.000 kits de naloxona a centros de salud comunitarios, programas de servicios de jeringas, prisiones y cárceles entre marzo y abril. Autorizó llevar dosis de metadona a casa para que los pacientes no tuvieran que viajar diariamente para tratarse. Gestionó del tratamiento en línea, utilizando telesalud, y reembolsó esas visitas.

"Hemos tratado de reducir todas las barreras para que las personas accedan a estos beneficios", dice Deirdre Calvert, directora de la Oficina de Adicción a Sustancias del DPH.

Pero el Dr. Ed Bernstein, médico retirado de la sala de emergencias del Boston Medical Center, insta a los funcionarios estatales de salud pública a hacer más. Él dice que los pacientes afroamericanos todavía no confían en los medicamentos que pueden ayudar con la adicción. Y Bernstein señala que el estado necesita más de un programa para las personas con COVID-19 que buscan tratamiento.

"Necesitamos ayuda", dijo Bernstein, miembro del Consejo de Salud Pública.

Bernstein sospecha que en Massachusetts se subestima la cifra de sobredosis que no provocan muertes. Instó al estado a examinar las visitas a las salas de emergencia y las llamadas al 911 para realizar evaluaciones.

En Massachusetts, las muertes por sobredosis de opioides y otras drogas cayeron un 5% entre 2016 y 2018. Se estabilizaron en 2019, y en 2020 aumentaron nuevamente, según informes.

En 2020, Massachusetts no tiene cifras segmentadas por razas en los casos de muertes por drogas. En 2019, mientras que las muertes entre los blancos disminuyeron ligeramente, las sobredosis fatales entre hombres y mujeres afroamericanos aumentaron drásticamente y aumentaron entre los hombres latinos. A algunos en la comunidad les preocupa que esta disparidad aumente durante la pandemia.

Captura de pantalla de los datos proporcionados por el Departamento de Salud Pública.

Cecilia Plotkin, directora asociada de Servicios Ambulatorios de Casa Esperanza en Roxbury, dice que hay un nivel de estrés en los hombres latinos durante la pandemia que está alimentando el consumo de drogas y las recaídas. Plotkin dice que muchos de sus pacientes han perdido sus trabajos, no tienen una vivienda estable y tienen miedo de dejar sus hogares.

“La mayoría de nuestra población vive con trastornos concurrentes, por lo que el desafío es continuar brindando los mismos servicios que se ofrecían de manera presencial”, dice Plotkin. "Necesitamos asegurarnos de que la financiación continúe".

En Fall River, la directora ejecutiva de SSTAR, Nancy Paull, señala que el cambio a la telesalud es una barrera para el tratamiento de algunos. Paull dice que SStar solía ofrecer grupos y programas de adicción a los que la gente podía salir de la calle y unirse en cualquier momento. Ahora SStar ofrece menos opciones en línea y menos personas asisten.

“La adicción es una enfermedad que aisla, y ahora que están obligando a la gente a quedarse en casa se hace mucho más difícil llegar a esta población”, comenta Paull, y agrega que la adicción al alcohol parece estar en aumento junto con el uso de drogas.

El informe estatal no incluye alcohol. Muestra que el fentanilo está presente en el 93% de las muertes hasta septiembre. El uso de opioides recetados aumentó. El consumo de heroína sigue cayendo en Massachusetts. Muchas personas que murieron después de una sobredosis parecen haber tomado al menos otra droga: más comúnmente cocaína, benzodiazepinas y opioides recetados.

Captura de pantalla de los datos proporcionados por el Departamento de Salud Pública.

El Dr. Marc LaRochelle ve algo de esperanza en estos últimos números. Si bien fueron más altos en abril, mayo y junio que el año pasado, las muertes por sobredosis se redujeron en julio, agosto y septiembre, al igual que los casos de coronavirus.

"Parece que ese pico puede haber sido transitorio y esperamos que la tendencia continúe", indica LaRochelle, investigadora de adicciones y médica de atención primaria en el Centro Grayken para la Adicción en el Centro Médico de Boston.

LaRochelle dice que aún no hay pruebas acerca de lo que podrá reducir las muertes por sobredosis durante la pandemia. Pero le da crédito a los miembros del personal de reducción de daños, alcance de adicciones y tratamiento que están trabajando para distribuir naloxona y modernizar la administración de medicamentos para el trastorno por uso de opioides para que las personas puedan permanecer en tratamiento desde casa.

Con este informe, Massachusetts ha cambiado a datos semestrales en lugar de trimestrales sobre la epidemia del consumo de drogas. Los informes federales sobre el consumo de drogas suelen tener un retraso de al menos un año. Algunas agencias e investigadores federales están presionando para obtener información más cercana a las cifras en tiempo real, tal como se informa sobre el coronavirus.

“Sería útil que estos informes estuvieran disponibles con más frecuencia”, según LaRochelle. "Es algo en lo que la gente está trabajando y es frustrante".

Pero será difícil acelerar los informes sobre muertes por sobredosis. La causa generalmente se confirma mediante certificados de defunción, que se basan en una autopsia, informes de toxicología y, a veces, una investigación de la escena donde murió la persona. LaRochelle dice que algunos estados están probando nuevos modelos predictivos basados ​​en la información presentada en el momento de la muerte. Si los pilotos muestran que las predicciones y la causa final se alinean, podría ser posible tener actualizaciones más cercanas a tiempo real que podrían ayudar a salvar vidas.