transgénero

Este miércoles, el Senado del estado Virginia aprobó un proyecto de ley que aboliría la pena de muerte en la entidad, un hecho que podría traducirse en un vuelco a la historia de una entidad que figura como la que más ejecuciones ha llevado a cabo en todo el país.

De acuerdo con información de la cadena de noticias NBC, la cámara aprobó el proyecto de ley con una votación de 21 a 17. El próximo paso será esperar la aprobación del gobernador Ralph Northam, quien se ha mostrado a favor de abolir la pena de muerte en su estado.

En la instancia, el senador demócrata Scott Surovell indicó el miércoles que puede “pensar en nada más espantoso, indecible y malo que pueda hacer un gobierno que usar su poder para ejecutar a alguien que no cometió el crimen del que se le acusa. El problema con la pena capital es que una vez que se aplica no se puede retirar, no se puede corregir".

El Senado de Virginia, de mayoría demócrata, encontró en los representantes del mencionado partido a los principales promotores del proyecto de ley, asegurando que su ejecución no tiene impacto directo en la baja de los índices de delincuencia.

Desde el lado republicano, la justificación para el rechazo fue que abolir esta medida podría verse como la imposibilidad de brindar justicia a las familias de las víctimas de actos atroces.

Bill Stanley, senador republicano, rechazó la falta de acuerdo entre las partes para manejar un mismo discurso respecto al tema: “Esto podría haber salido hoy como un esfuerzo bipartidista para poner fin a la pena de muerte. En cambio, es un esfuerzo de la línea del partido”.

El funcionario, pese a ser opositor a la pena de muerte, no votó.

Mientras tanto, el senador republicano Mark Obenshain hizo mención a las “malas aplicaciones de la pena capital de décadas y siglos pasados”; sin embargo, aclaró que esto no debía ser algo significativo para eliminar por completo la pena de muerte.

Janet Howell, funcionario por el partido demócrata, explicó que era una defensova ferviente de las ejecuciones; no obstante, su postura cambió luego del asesinato de su suegro, hecho que tuvo enorme incidencia en su familia y que los llevó a encontrar en el desacuerdo contra la pena de muerte un punto en común.

“No compro la idea de que apoyemos la pena de muerte en beneficio de las familias de las víctimas. No funciona de esa manera. Créame, no funciona de esa manera", comentó.

NBC informó que el estado Virginia ha ejecutado a cerca de mil 400 personas a lo largo de más de cuatro siglos, números por encima de cualquier otra entidad en Estados Unidos.