vacunas

Las compañías farmacéuticas dijeron a los legisladores este martes que proyectan un aumento importante en las entregas de vacunas que resultará en 140 millones de dosis más durante las próximas cinco semanas. Dijeron además que han resuelto los desafíos de fabricación y están en condiciones de superar la escasez que ha obstaculizado la lucha de la nación contra el coronavirus.

"Estados Unidos y todos los demás países necesitan más dosis más rápidamente", dijo John Young, director comercial de Pfizer, a los miembros del subcomité de investigación y supervisión de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes.

Pero lograr un aumento en esa escala sigue siendo abrumador. Pfizer y Moderna, las empresas con las únicas vacunas autorizadas hasta ahora, deberán aumentar sus entregas combinadas y producir 75 millones de dosis para alcanzar su objetivo prometido de 220 millones de inyecciones para el 31 de marzo.

Lea también: El FBI advirtió el 5 de enero sobre posibles actos violentos al Capitolio

Ese es un objetivo de 28 millones de dosis por semana en promedio, mucho mayor al de su rendimiento hasta ahora. El gobierno de Biden dijo a los gobernadores este martes que las dosis asignadas a los estados aumentarían de 13,5 millones a 14,5 millones por semana, y también dirigió 2,1 millones de dosis a las farmacias, según personas que participaron en una llamada semanal de la Casa Blanca y hablaron bajo condición de anonimato.

Si las empresas logran cumplir con sus proyecciones, marcaría el comienzo del fin de un período de profunda frustración y marcaría un progreso más rápido contra una pandemia que se ha cobrado 500.000 vidas en Estados Unidos. El lanzamiento de la vacuna, más lento de lo esperado, ha obstaculizado el progreso hacia la vacunación del 70 u 80 por ciento de la población estadounidense de 330 millones de personas que se requiere para lograr la inmunidad colectiva contra el coronavirus.

El gobierno federal ha gastado alrededor de $ 16 mil millones en desarrollo clínico y de laboratorio, puesta en marcha de la fabricación y colocación de pedidos anticipados de vacunas.

“Muchas de estas empresas recibieron una inversión federal significativa para desarrollar su capacidad de fabricación el año pasado mientras sus ensayos clínicos aún estaban en curso, de modo que pudiéramos entregar rápidamente millones de vacunas tan pronto como fueran autorizadas”, dijo la representante Diana DeGette.

Pfizer y Moderna, que fabrican vacunas de ARNm, no cumplieron con los cqalendarios de entrega establecidos por la administración Trump en diciembre, cuando sus vacunas recibieron la autorización de emergencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos. Pero ambas empresas están expresando confianza en sus últimas promesas después de seguir invirtiendo en la fabricación y el avance constante de la producción. Combinadas, las dos compañías tienen contratos para proporcionar 600 millones dosis, que dicen que estarán listas a fines de julio.

Pfizer, que se asoció con BioNTech (de Alemania) en la producción de su vacuna, ha establecido un cronograma agresivo para impulsar las entregas en las próximas semanas, según el testimonio previo de Young. La compañía ha invertido dinero en duplicar el tamaño de los lotes y agregar suites de fabricación, además de fabricar su propio suministro de materias primas cruciales llamadas lípidos y crear su propia capacidad de llenado final para colocar lotes de vacuna en viales para su envío.

Pfizer informó la semana pasada durante la visita del presidente Biden a su planta de fabricación de Kalamazoo, Michigan, que había reducido el tiempo de fabricación de 110 días a unos 60 días.

Pfizer también se benefició de una decisión de la FDA que reconoció el "sobrellenado" en sus viales como una sexta dósis , lo que generó un aumento del 20 por ciento en sus entregas.

La producción semanal desigual es una de las razones por las que la administración Biden no ha emitido nuevas promesas más allá de su objetivo inicial de entregar 100 millones de inyecciones dentro de los primeros 100 días del presidente, a pesar de las promesas más ambiciosas de los fabricantes de medicamentos, según un alto funcionario de la administración que, al igual que otros funcionarios, habló bajo condición de anonimato debido a la delicadeza del asunto.

Otros dos funcionarios de la administración de Biden dijeron que era poco probable que se distribuyeran 220 millones de dosis de vacunas para fines de marzo, incluso si una cantidad cercana a ese total se asignara a los estados y otras jurisdicciones sin haber sido enviada para entonces. Un funcionario dijo que apenas 200 millones de dosis era una estimación más realista.

El potencial de una pizca de oferta a medida que el primer trimestre llega a su fin a fines del próximo mes podría representar una repetición a menor escala de los problemas que acosaron a la administración Trump a fines del año pasado. Nancy Messonnier, directora del Centro Nacional de Inmunización y Enfermedades Respiratorias de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, estimó el 20 de diciembre en una reunión de un panel asesor de los CDC que se entregarían 40 millones de dosis en diciembre, 60 millones en enero y 100 millones en febrero, proyecciones que resultaron mucho más altas que la realidad.

Los datos de los CDC publicados indican que se habían administrado alrededor de 75 millones de dosis hasta el lunes, alrededor de 10 millones de dosis menos de las que las compañías dijeron en su testimonio preparado que proporcionaron.

Los funcionarios federales dijeron que las dosis administradas se dividieron aproximadamente a partes iguales entre las dos compañías. Aproximadamente 44 millones de personas han recibido inyecciones, y casi 20 millones de esas personas han recibido ambas inyecciones necesarias, para un total de aproximadamente 64 millones de inyecciones.

La promesa de Pfizer es proporcionar 120 millones de dosis para fines de marzo, mientras que Moderna ha dicho que suministrará 100 millones de dosis para entonces. Para cumplir su objetivo, Pfizer tendría que liberar más de 2 millones de dosis al día, o más de 14 millones a la semana, durante las próximas cinco semanas.

Actualmente, la compañía está proporcionando alrededor de 9 millones de dosis por semana, según uno de los funcionarios federales involucrados en el esfuerzo de la vacuna, con la expectativa de que pueda subir de manera constante a alrededor de 13 millones de dosis por semana para principios de abril. Se espera que Moderna se estabilice en unos 10 millones por semana, dijo el funcionario.

The Washington Post Traducción libre del inglés por El Tiempo Latino.