Bowser

Los defensores de la estadidad del Distrito de Columbia (DC), incluida la alcaldesa Muriel Bowser, se reunieron en el Capitolio para una audiencia en la Cámara este lunes, defendiendo que el área se convierta en el estado 51, ya que los demócratas prometen una votación sobre el tema antes del verano.

Los demócratas buscan tomar el control de ambas cámaras del Congreso y la Casa Blanca para impulsar la estadidad más allá de lo que ha llegado antes, enmarcándola como una parte central de su plataforma de derechos de voto.

Con banderas de 51 estrellas a lo largo de la avenida Pennsylvania y letreros a favor de la estadidad en los patios de la ciudad, la audiencia ante el Comité de Reforma y Supervisión de la Cámara de Representantes se centró en los argumentos constitucionales, morales y políticos a favor y en contra de la estadidad.

Más de 700 mil personas viven en el Distrito, una población mayor que Wyoming y Vermont. Pero no tienen voto en el Congreso. El proyecto de ley sobre la estadidad fue aprobado por la Cámara el año pasado por primera vez, pero aún enfrenta importantes obstáculos en el Senado.

DC busca una solución

“Los insto a todos a hacer lo que nuestros Padres Fundadores y más de dos siglos de legisladores no lograron corregir y otorgar la democracia plena a los residentes de DC a través de la estadidad al promulgar HR 51”, dijo Bowser en su declaración de apertura.

El proyecto de ley de DC reduciría el distrito federal a un enclave de dos millas cuadradas de edificios federales, como el Capitolio y la Casa Blanca, mientras que convertiría el resto de la ciudad en el estado de Washington.

Los republicanos han enmarcado el esfuerzo de la estadidad como una toma de poder por parte de los demócratas, ya que el electorado abrumadoramente azul de la ciudad probablemente elegiría a dos demócratas en el Senado.

En su declaración de apertura, el representante James Comer (republicano por Kentucky) describió la estadidad de D.C. como “una parte clave de la agenda de la izquierda radical para remodelar Estados Unidos, junto con el Green New Deal, desfinanciar a la policía y llenar la Corte Suprema”.

Los legisladores y testigos demócratas, incluido Bowser, se centraron en la historia del Distrito como una ciudad de pluralidad negra, diciendo que la afluencia de esclavos liberados y otros negros a DC durante y después de la Reconstrucción se sumó a las razones por las que los legisladores blancos no considerarían dar igualdad a sus residentes.

The Washington Post. Traducción libre por El Tiempo Latino