A Skanska construction worker at the Sixth Street Viaduct replacement project in Los Angeles on April 6, 2021. CREDIT: Bloomberg photo by Bing Guan.,

Imani Moise en Nueva York - Financial Times

Un aumento enorme en el gasto público de EEUU impulsará la principal economía del mundo durante al menos los próximos dos años, dijo el presidente ejecutivo de JP Morgan Chase.

Jamie Dimon incluyó la optimista predicción en su carta anual a los accionistas, asegurando que los altos niveles de ahorros, los programas de estímulo, un potencial paquete de infraestructura y la “euforia derivada del fin de la pandemia” probablemente impulsen a la economía de EEUU.

“Es posible que tengamos un momento de ‘Ricitos de Oro’ – crecimiento acelerado, inflación que aumenta suavemente (pero no demasiado) y tasas de interés en alza (pero no demasiado)” proclamó el principal banquero de Wall Street, añadiendo que el gasto sostenido podría alimentar una buena racha de muchos años.

Tanto los consumidores como las empresas parecen estar en muy buena salud financiera en el momento en el cual el país empieza a salir de la crisis sanitaria, dijo Dimon, quien encabeza el banco más grande de EEUU en cuanto a monto de activos.

Aún antes de que se aprobara el paquete de estímulo de $1.9tn (millones de millones de dólares) de Joe Biden el mes pasado, JP Morgan estimaba que sus clientes minoristas tenían cerca de $2tn en ahorros excedentarios.  Entretanto, las grandes empresas han acumulado un cuantioso colchón de efectivo de $3tn en sus balances.

Adicionalmente, las acciones expansionistas de las autoridades monetarias a nivel mundial deberían “tener un efecto global compuesto”, dijo Dimon.

Si emerge un auge de este estilo, las sobrevaluaciones bursátiles podrían justificarse, aunque una sobreoferta de deuda estadounidense dificultaría mantener los precios de los bonos del Tesoro, añadió.

En su misiva de 34.000 palabras, Dimon abogó repetidas veces por aumentar el gasto público para enfrentar algunos de los evidentes problemas del país como lo son una infraestructura envejecida, una atención médica inasequible, y una creciente desigualdad económica.

“Gastar prudentemente creará mayores oportunidades económicas para todos” dijo, admitiendo que muchas veces se dedicaba demasiado gasto a programas burocráticos ineficientes.

Sus comentarios llegan justo cuando la administración Biden ha volcado su atención a lograr un plan de infraestructura de $2tn poco después de los $5,8tn de estímulo gastado por el gobierno durante la pandemia.

Los partidarios han aplaudido la propuesta de infraestructura por considerar que son inversiones largamente atrasadas, mientras que los críticos han dicho que el gasto adicional tan cercano a los paquetes de estímulo crea un riesgo que podría llevar a un recalentamiento de la economía y una eventual recesión en EEUU.

Aunque el escenario “Ricitos de Oro” es probable, Dimon aseguró a los inversionistas que JP Morgan también está preparado para la posibilidad de una inflación galopante o una nueva ola de cierres debido a la pandemia.

“Y por supuesto, siendo quienes somos, aunque esperamos que ocurra el escenario ‘Ricitos de Oro’ – y pensamos que hay posibilidades de que ocurra – nos anticiparemos y nos prepararemos bien para otros dos escenarios negativos,” indicó.

Sin hablar explícitamente del aspecto más controvertido del pan de infraestructura del presidente estadounidense – un incremento de la tasa corporativa del 21 al 28 por ciento para ayudar a cubrir el nuevo gasto – mantuvo que el país necesita una estructura de impuestos que sea competitiva a nivel global.

“Aun si ese patrimonio se distribuye vía dividendos o recompras de acciones, simplemente está siendo dedicado a un mayor y mejor uso – esto es una reasignación de recursos completamente normal”, dijo.

Derechos de autor The Financial Times Limited 2021

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados. No copie ni pegue artículos de FT y los redistribuya por correo electrónico o publíquelos en la web.