Senado
COMPARTE

Por segunda vez en la historia, la Cámara Baja aprobó el jueves un proyecto de ley para convertir al Distrito de Columbia en el estado número 51 de la nación, reforzando el impulso para un objetivo que alguna vez fue ilusorio y que se ha convertido en un principio fundamental de la plataforma de derechos de voto del Partido Demócrata.

Los demócratas aprobaron por unanimidad la Ley de Admisión de Washington DC, promocionada por la delegada Eleanor Holmes Norton, que la describe como un intento de restaurar la igualdad de ciudadanía para los residentes de la capital de la nación y rectificar una injusticia histórica.

Norton les dijo a sus colegas antes de la votación de la línea partidista 216-208 que tenían la “obligación moral” de aprobar el proyecto de ley. “Este Congreso, con demócratas controlando la Cámara, el Senado y la Casa Blanca, la estadidad de DC está al alcance por primera vez en la historia”, dijo.

El proyecto de ley, titulado simbólicamente HR 51, ahora se dirige al Senado, donde los proponentes esperan abrir nuevos caminos, incluida una primera audiencia en esa cámara. El líder de la mayoría en el Senado, Charles E. Schumer, prometió el martes que “intentaremos encontrar un camino para lograr (la estadidad)”, y la Casa Blanca le pidió al Congreso en una declaración de política que aprobara la legislación lo más rápido posible.

Una dura tarea para la estadidad de DC

Pero las probabilidades políticas siguen siendo formidables, ya que el obstruccionismo del Senado requiere el apoyo de 60 senadores para promover la legislación. Los republicanos, que tienen 50 escaños, han calificado el proyecto de ley como una toma de poder demócrata porque crearía dos escaños en el Senado para la ciudad azul profundo. Ni siquiera todos los demócratas del Senado han respaldado el proyecto de ley mientras el reloj avanza hacia las elecciones de mitad de período de 2022.

Aún así, el apoyo sin precedentes de los demócratas en todo el país, incluida la Casa Blanca, ha energizado a los partidarios.

“Tenemos un momento ante nosotros que nunca ha existido para el movimiento de la estadidad”, dijo Josh Burch, cofundador de Neighbors United for DC Statehood. “Podemos darnos una palmada en la espalda y celebrar la votación de la Cámara, y deberíamos hacerlo. Pero realmente eso tiene que ser de corta duración, porque tenemos mucho trabajo para que esto sea una realidad en el próximo año y medio”.

La Cámara aprobó el proyecto de ley de estadidad por primera vez el año pasado, también sin ningún voto republicano. Desde entonces, las manifestaciones sostenidas de justicia racial y un amplio enfoque en los derechos de voto después de las elecciones de 2020 han elevado la causa. Llevando su defensa hasta Arizona y Alaska, grupos como 51 for 51 e Indivisible han descrito una ciudad de ciudadanos negros de segunda clase y pluralidad que viven en la capital de la nación sin tener voz en las leyes de la nación.

The Washington Post. Traducción libre por El Tiempo Latino

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS