EMPLEO. Las cifras de los nuevos puestos de trabajo ganados en marzo se actualizaron a la baja. | Foto: Pixabay.

La economía estadounidense agregó solo 266 mil empleos en abril, un mes de crecimiento decepcionante que estuvo muy por debajo de las estimaciones de los economistas, durante un período en el que aumentó la distribución de vacunas y disminuyó la cantidad de casos de COVID-19 en todo el país.

La tasa de desempleo de abril se mantuvo relativamente sin cambios en alrededor del 6%, aunque los economistas advierten que el número es engañosamente bajo, dada la cantidad de personas que abandonaron la fuerza laboral en el último año y, por lo tanto, no se cuentan como desempleados.

La noticia llega en medio de preocupaciones sobre si una escasez de mano de obra, reportada en algunos sectores de la economía, está afectando la recuperación. Todavía hay millones de estadounidenses que no han regresado a la fuerza laboral desde los despidos masivos en marzo y abril de 2020.

Los 266 mil puestos de trabajo añadidos en abril representan una drástica disminución en comparación con las 916 mil vacantes que inicialmente se pensó que se habían añadido en marzo. En el tercer mes del año la cifra revisada de nuevos empleados bajó a 770 mil.

El informe de empleo de marzo había reforzado las esperanzas de que la recuperación económica, que se había estancado el año pasado, estuviera comenzando a acelerarse nuevamente.

“Dadas las sólidas expectativas de más de un millón de puestos de trabajo ganados, es difícil etiquetar esto como algo que no sea una decepción”, dijo Joseph Brusuelas, economista jefe de RSM.

La economía de Estados Unidos mantiene más de 8 millones de empleos en el agujero debido a la pérdida masiva de trabajo de los primeros meses de la pandemia, y la tasa de crecimiento del empleo debe ser más sólida para que el país se recupere de manera saludable.

Pero al ritmo actual, la economía no recuperará esos trabajos hasta noviembre de 2023.

El crecimiento del mes pasado fue impulsado por las ganancias en ocio y hospitalidad, que agregaron 330 mil puestos de trabajo, más de la mitad son restaurantes y bares. Pero el sector en general todavía tiene 2,8 millones de vacantes menos de las que tenía antes de la pandemia.

Fuente: Eli Rosenberg/The Washington Post.

Traducción libre del inglés.