Escuelas públicas de Alexandria
EDUCACIÓN. Escuela secundaria TC Williams. El consejo de la ciudad votó recientemente para sacar a los oficiales de la escuela secundaria y las tres escuelas intermedias públicas de Alexandria. | Foto: Matt McClain / The Washington Post.

La ciudad de Alexandria, en Virginia, sacará a todos los agentes de policía de los pasillos de las escuelas públicas, poniendo fin a un programa que comenzó hace casi tres décadas, luego de una votación estrecha y del Consejo de la ciudad a principios de este mes.

El Consejo votó 4 a 3 el 3 de mayo para reasignar casi $800 mil utilizados para el programa de Oficiales de Recursos Escolares (SRO), que envió a cinco agentes a una escuela secundaria pública y tres escuelas intermedias públicas de Alexandria, a fin de patrullar los pasillos y mantener el orden.

Ahora el dinero se destinará a iniciativas destinadas a mejorar la salud mental de los estudiantes, aunque los funcionarios de la ciudad todavía trabajan en los detalles con las Escuelas Públicas de la Ciudad de Alexandria. Tienen hasta julio para elaborar un plan de gastos, que estará sujeto a la aprobación del Consejo.

Se emplearon seis personas en el programa SRO, cinco como policías escolares y uno como supervisor. Uno se retiró recientemente y los otros serán reasignados, indicó el jefe de policía Michael L. Brown en una entrevista, aunque continuarán en sus funciones actuales hasta el final del año escolar.

Anunció que sabe que algunos de los oficiales están “desconsolados” con el fin del programa. Pero enfatizó que su departamento respeta las acciones tomadas por el Consejo de la ciudad y trabajará en estrecha colaboración con el personal de la escuela y la ciudad para garantizar que las instituciones de Alexandria permanezcan seguras a pesar de la pérdida de los SRO.

“Quiero dejar una cosa muy clara: no estamos reñidos con la decisión del Consejo”, dijo Brown. “Estamos allí para brindar un servicio, creemos que hay valor en el servicio, pero no queremos volver a litigar esto en este momento”.

La cancelación del programa policial en el distrito del norte de Virginia, de 16 mil estudiantes, sigue a un debate nacional sobre el racismo sistémico y la vigilancia policial en Estados Unidos, que se avivó después del asesinato de George Floyd el verano pasado.

Ese debate dio lugar a presiones en varios estados, a menudo dirigidas por estudiantes, para sacar a los agentes de policía de los campus escolares. Los principales sistemas escolares, incluidos los de Minneapolis, Seattle, Oakland, Denver, Portland y Los Ángeles, han reducido o rechazado sus fuerzas policiales en la escuela a raíz de la muerte de Floyd.

Fuente: Hannah Natanson/The Washington Post.