variante delta niños

Con un año de clases por terminar, en su mayoría virtual, y menos de un tercio de los estudiantes de las escuelas públicas de Washington DC en las aulas, la alcaldesa Muriel Bowser hizo una afirmación ambiciosa: los edificios escolares deben abrir a tiempo completo en el otoño con todos los alumnos asistiendo en persona.

Todos los maestros deben reportarse a sus aulas, mientras que los estudiantes deberán regresar a menos que, y la alcaldesa hizo una gran advertencia, demuestren la necesidad de continuar con el aprendizaje virtual, según dijo en una conferencia de prensa el mes pasado.

Su administración anunció más tarde que los estudiantes tendrían que proporcionar una nota del médico, con un motivo de salud, para permanecer en casa.

Bowser no llegó tan lejos como el alcalde de Nueva York, Bill DeBlasio, quien dijo que eliminaría el aprendizaje virtual en el otoño y que todos los niños volverán al aula cinco días a la semana en septiembre.

En Los Ángeles, los líderes del distrito escolar dijeron que esperan que la mayoría de los estudiantes, maestros y personal estén presentes todos los días, pero habrá una opción en línea disponible.

“Si bien hemos tenido un gran éxito en el aprendizaje a distancia, también escuchamos de los padres y familias que sus estudiantes están listos para pasar más tiempo en la escuela”, mencionó el canciller de las Escuelas Públicas de DC, Lewis D. Ferebee, en una audiencia del Consejo de DC el viernes. Señaló que la brecha en la alfabetización temprana entre niños blancos y afroamericanos está creciendo.

“Nuestro plan para volver al aprendizaje completo en persona este otoño se basa en un claro entendimiento de que el COVID-19 ha afectado de manera desproporcionada a nuestras familias de color”.

Ferebee señaló, sin embargo, que el sistema escolar mantendrá una academia virtual en la que los estudiantes que se quedan en casa aprenderían de un maestro en línea, posiblemente de un educador que no trabaja en su escuela.

Los funcionarios del distrito han dicho que la educación virtual solo estaría disponible para una pequeña cantidad de estudiantes. Pero debido a que la ciudad tiene altas tasas de asma y obesidad entre los jóvenes, las exenciones médicas podrían permitir que un número sustancial de alumnos, desproporcionadamente en vecindarios de bajos ingresos, permanezcan en casa.

Nathaniel Beers, pediatra del Children's National Hospital y exempleado principal del sistema escolar de DC, explicó que los médicos esperan que los padres meses busquen notas que permitan a sus hijos permanecer virtuales en los próximos.

Los funcionarios de la ciudad no tienen una lista de condiciones médicas de elegibilidad: será a criterio del médico.

Fuente: Perry Stein/The Washington Post.