Boston

La gran región de Washington casi definitivamente cumplirá con el objetivo del presidente Joe Biden de que el 70% de los adultos estén vacunados al menos parcialmente contra el coronavirus para el 4 de julio, con Maryland ya allí, y DC y Virginia muy cerca.

Pero los focos de vacilación, incluidos los blancos en las zonas rurales de Virginia y los residentes afroamericanos y latinos en partes de Maryland, significan que algunas comunidades pueden no alcanzar el hito durante meses, si es que alguna vez lo hacen.

Al mismo tiempo, las tasas de infección han caído a los niveles más bajos de la pandemia, impulsando el regreso a una versión de la normalidad para los que están completamente vacunados y permitiendo que los gobiernos locales se concentren en poner las vacunas a los rezagados.

Sin embargo, esa buena noticia viene con una advertencia: los expertos dicen que la baja tasa de positividad podría dar a las personas no vacunadas una sensación de complacencia, lo que provocaría un posible resurgimiento del virus en el otoño y el invierno, cuando las personas están adentro en lugares cerrados nuevamente.

Te puede interesar: Fauci pide a China publicar registros médicos de investigadores de laboratorio de Wuhan

Bajos casos

Maryland y Virginia han promediado solo tres nuevos casos diarios por cada 100 mil residentes durante la última semana, una tasa no vista desde las primeras semanas de la pandemia. Para la región en su conjunto, el total de casos nuevos notificados diariamente está en los 400 bajos, la tasa más baja desde marzo de 2020.

“Desde la perspectiva de prevenir el virus en la comunidad, nunca hemos estado mejor”, dijo el alcalde de Alexandria Justin Wilson sobre su ciudad, que promedió un nuevo caso por día durante la semana pasada.

Los casos graves de COVID-19 también están disminuyendo, y el número de residentes hospitalizados por la enfermedad disminuyó en las tres jurisdicciones la semana pasada, a niveles similares a hace 15 meses.

Los funcionarios de salud pública están tratando de aprovechar los meses de verano para redoblar sus esfuerzos para llevar la vacuna a las personas que no están dispuestas a hacer todo lo posible para programar una cita.

The Washington Post. Traducción libre por El Tiempo Latino