Impuestos sin representación

¿Hay un sentimiento más impregnado de patriotismo que el eslogan en las matrículas de los vehículos registrados en Washington, D.C.? Muchos estados desempeñan su papel en la historia estadounidense — el “Estado de la Constitución” de Connecticut, el “Primer Estado” de Delaware — pero pocos pueden trazar una línea tan directa directamente al crisol ardiente en el que se forjó la nación: “Impuestos sin representación”.

Esa frase debutó en 1765 como una protesta contra la Stamp Act, la ley británica que gravaba a los colonos estadounidenses.

En aquel entonces la expresión era “no hay impuestos sin representación”. Sarah Shapiro quería algo un poco más simple, simplemente “Impuestos sin representación”. Sarah es la residente del Distrito a la que se le atribuye haber sugerido en 2000 que el estatus de la capital como una ciudad cuyos residentes pagan impuestos federales pero no tienen voz en el Congreso debería ser inamovible, por así decirlo. (Como veremos, hay un capítulo aún más temprano de esta historia).

“Comenzó con un correo electrónico que escribí a ‘The Politics Hour'”, dijo Sarah a Answer Man.

Ese es el programa de asuntos públicos de larga duración en WAMU-FM. La sugerencia de Sarah fue poner “Impuestos sin representación” en las matrículas del Distrito.

Sarah, de 70 años, nació en el Distrito, creció en Bethesda, fue a Connecticut para la universidad, luego se mudó a Foggy Bottom. Se sorprendió de que sus compañeros de clase de la Universidad de Yale no tuvieran idea de que los residentes de DC no tenían voz en la política nacional.

“Estos son adultos bien educados en Estados Unidos”, dijo.

Es difícil rectificar una injusticia si nadie la sabe. Es por eso que Sarah pensó que una matrícula de “Impuestos sin representación” ayudaría a correr la voz.

Te puede interesar: Juez bloquea la decisión de Hogan de poner fin a los beneficios de desempleo

El presentador de “Politics Hour”, Kojo Nnamdi, no leyó el correo electrónico de Sarah en el programa, pero su personal lo vio. “Se lo mostraron a Mark Plotkin”, dijo Sarah. “Si le muestras algo a Mark Plotkin, entonces las cosas pasan”.

Plotkin, quien murió en 2019, fue comentarista de radio y agitador de la regla casera. Sarah dijo que Plotkin corrió con su idea, llevándola a los miembros del Consejo DC.

Sarah dijo: “Un zumbido creció sobre la cosa. Fue como una pelota que empezó a rodar y a hacerse cada vez más grande”.

Como era de esperar, hubo cierto rechazo de los republicanos en el Congreso. El representante Ernest J. Istook afirmó que muchos no washingtonianos “leerían el eslogan como una jactancia insultante de que la capital de la nación se beneficia de los impuestos a expensas del resto del país”.

Pero todo cambió en cuestión de meses. En agosto de 2000, el alcalde Anthony A. Williams había firmado una orden ejecutiva autorizando las placas y las primeras 13 mil fueron hechas por reclusos en la prisión de Lorton. El eslogan reemplazó a “Celebra y Descubre”.

Sarah fue invitada a un gran evento de lanzamiento y entrevistada en televisión. Recibió una etiqueta de vanidad que decía “MI IDEA”.

“Fue realmente, verdaderamente una maravilla ser intensamente famoso por como una semana”, dijo Sarah.

Mientras tanto, en el condado de Fairfax, Virginia, Tina Bacas Gibson se preguntaba por qué no era famosa. Diecinueve años antes, la diseñadora gráfica tenía exactamente la misma idea.

En 1981, mi predecesor en este espacio, Bob Levey, señaló que la ciudad todavía estaba distribuyendo matrículas del bicentenario. Jeff Hoffman, un editor que trabajó para el gobierno del Distrito, organizó un concurso para elegir un nuevo eslogan. La alcaldesa Marion Barry prometió darle al ganador el registro de automóviles gratuito por un año.

En la columna de Bob del 9 de noviembre de 1981, incluyó algunas de las entradas, incluyendo una sugerencia “política” de Tina. Bob escribió: “Su diseño tiene el DISTRITO DE COLUMBIA en la parte superior y los impuestos sin representación en la parte inferior.”

Nunca hubo otra mención del concurso en el periódico, o quién fue el eventual ganador, o si incluso hubo uno.

Tina dijo que cuando vio su primera etiqueta de “Impuestos sin representación” en el año 2000, dijo: “¡Dios mío, esa es mi matrícula! Nunca recibiré crédito por eso”.

Al igual que Sharon, Tina nació en el Distrito. Su familia se mudó a Virginia cuando ella tenía 3 años. Al igual que Sharon, Tina estaba indignada por el estatus de segunda clase de Washington.

“Siempre [me marcó]”, dijo Tina.

“Eso es increíble”, dijo Sarah al enterarse de la sugerencia de Tina en 1981. “Podría haber ocurrido años antes. Ni una sola persona lo había recordado”.

Considérese un caso de grandes mentes que piensan igual.

The Washington Post. Traducción libre por El Tiempo Latino