cerca Capitolio
SEGURIDAD. Un camión lleno de vallas cerca de los terrenos del Capitolio recién reabiertos, este sábado 10 de julio. | Foto: Craig Hudson para The Washington Post.
COMPARTE

El alambre de púas, las cercas de metal y la barrera de concreto que rodeaba el Capitolio después de la irrupción del 6 de enero dio paso este sábado a una plaza abierta llena de familias descansando en mantas de picnic, perros con correas y visitantes con gafas de sol y sombreros.

Las aceras donde los soldados alguna vez estuvieron sosteniendo sus armas para proteger el complejo, ahora están llenas de caminantes con coches y ciclistas.

Los niños corrían y se perseguían unos a otros por el césped que conducía a los escalones que llegaron a tomar los alborotadores seis meses antes. Grupos de familias se apiñaron juntos para tomar fotos frente al emblemático edificio.

Heazel Trimer, de 45 años, de Carolina del Norte, se paró a lo largo de un camino frente al Capitolio mientras su hija Sophia, de 11 años, caminaba delante de ella. Se detuvo y miró hacia el alto edificio de pilares blancos.

“Nuestra democracia, nuestras voces fueron atacadas ese día”, dijo Trimer entre lágrimas. “Para nosotros estar todavía aquí, y poder caminar hasta allí es hermoso. Dice que somos resistentes. Dice que somos mejores que eso”.

Los equipos de trabajo comenzaron a quitar piezas de la cerca la noche del viernes. Las barreras restantes se amontonaron en camiones y se retiraron con montacargas la mañana de este sábado.

El perímetro se había convertido en uno de los últimos símbolos que quedaban de la fallida respuesta de seguridad a los disturbios que impidieron brevemente que el Congreso confirmara la victoria electoral del presidente Biden y provocó la muerte de cinco personas.

“Los terrenos del Capitolio estaban destinados a ser utilizados como un parque, un lugar para pasear, un lugar para venir y disfrutar del aire libre, y queremos que vuelva a ese uso”, dijo Eleanor Holmes Norton (D), la representante sin derecho a voto por el Distrito de Columbia, quien trabajó a favor de derribar la valla.

Fuente: Jazmín Hilton y Ellie Silverman/The Washington Post.

Traducción libre del inglés. 

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS