Eric Rosengren, president and chief executive officer of the Federal Reserve Bank of Boston, at the Credit Suisse Asian Investment Conference in Hong Kong on March 26, 2019. MUST CREDIT: Bloomberg photo by Paul Yeung.

Colby Smith en Washington

Dos altos funcionarios de la Reserva Federal que provocaron que el banco central estadounidense lanzara una revisión de sus reglas de ética indicaron el lunes que renunciarán a sus puestos.

Robert Kaplan, presidente de la sucursal de la Reserva Federal en Dallas, anunció su intención de dejar su cargo pocas horas después de que Eric Rosengren en Boston indicara que finalizaría anticipadamente su período de más de tres décadas trabajando en esa sucursal y dejaría su puesto el 30 de septiembre debido a problemas de salud.

Kaplan, quien ha estado a cargo de la sucursal de la Fed basada en Texas durante seis años, citó el escrutinio reciente a sus inversiones en los mercados financieros que se reveló durante este mes.

“La Reserva Federal está llegando a un punto crítico en nuestra recuperación económica a medida que evalúa la trayectoria futura de la política monetaria.  Desafortunadamente, el enfoque reciente sobre mi situación financiera podría ser una distracción frente a la ejecución de ese trabajo vital”, indicó en un comunicado.  “Por esta razón, he decidido retirarme de mi posición como presidente y director ejecutivo del banco de la Reserva Federal de Dallas”.

El anuncio se presenta durante un período turbulento para los presidentes de la Fed, luego de informes que indican que habían sido inversionistas activos a medida que el banco central de EEUU estaba apoyando agresivamente los mercados financieros para aminorar el daño generado por la pandemia el año pasado.

Rosengren tenía pensado retirarse en junio de 2022, al llegar a la edad de retiro mandatorio para su cargo.  Rosengren el lunes indicó que estaba empeorando su situación renal, por la cual calificó para un trasplante en junio del año pasado.

“Ha sido un honor trabajar en el sistema de la Reserva Federal, en un trabajo donde uno puede estar constantemente buscando el bienestar económico y financiero del país y de Nueva Inglaterra”, dijo el lunes.  “Estoy seguro de que mis colegas continuarán desarrollando nuestros logros, y seguirán promoviendo mejoras para el público al cual servimos”.

Kaplan reveló que tenía posiciones de más de $1 millón en 27 empresas cotizadas en bolsa, fondos, e inversiones alternativas, mientras que Rosengren desglosó una lista de posiciones de al menos $151 mil en cuatros sociedades de inversión inmobiliaria.

Ambos presidentes de la Fed acordaron vender las acciones de sus carteras para finales de septiembre y mantener sus activos en efectivo o en fondos pasivos – algo que Rosengren en su momento calificó como una manera de “evitar hasta la más mínima apariencia de un conflicto de intereses”.

El consejero delegado de la Reserva Federal Jay Powell ha ordenado una amplia reevaluación del marco ético de la Fed y declaró que el banco central buscaría fortalecer su normativa en cuanto a las actividades de inversión de sus altos funcionarios.

En un comunicado el lunes, Powell comentó sobre la trayectoria de Rosengren que “Eric se ha distinguido repetidas veces durante más de tres décadas como un consumado servidor público dentro del sistema de la Reserva Federal…. Además de sus conocimientos de política monetaria, Eric contribuyó con un enfoque incesante sobre la búsqueda de la estabilidad del sistema financiero.  Mis colegas y yo le extrañaremos”.

Powell también agradeció a Kaplan por su trabajo en la Fed, distinguiéndolo como un “compañero de valía”.

La posición de Rosengren fue asumida interinamente por Kenneth Montgomery, primer vicepresidente y director ejecutivo de operaciones de la sucursal de Boston.  Los preparativos para nombrar a los próximos presidentes están “desarrollándose rápidamente”, según el banco.  Kaplan, quien dejará su cargo el 8 de octubre, será reemplazado temporalmente por Meredith Black, primera vicepresidenta de la sucursal de Dallas.

El próximo presidente en la Fed de Boston tendrá un voto en el Comité Federal del Mercado Abierto durante 2022.  El presidente de la Fed en Dallas no tendrá derecho a voto hasta 2023.

Según las nuevas proyecciones individuales publicadas por el banco central la semana pasada, los funcionarios de la Fed se encuentran divididos en partes iguales en cuanto a las posibilidades de un incremento en las tasas de interés estadounidenses a partir del año que viene; y se prevén actualmente al menos tres aumentos para finales de 2023.

Antes de imponer una política monetaria más restrictiva, la Fed deberá reducir su programa de compra de activos de $120 millardos mensuales, el cual ha estado activo desde el año pasado y se esperaba que continuara hasta que el banco central observara “progreso adicional sustancial” en lograr inflación promedio del 2 por ciento junto con un nivel de pleno empleo.

Una mayoría de expertos ahora esperan que la Fed anuncie en su próxima reunión de política en noviembre que comenzará a reducir el ritmo de dichas compras de bonos.

Derechos de Autor - The Financial Times Limited 2021

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.

ÚLTIMAS NOTICIAS