Por Eleanor Delamater y Gretchen Livingston

Las latinas son ahora el grupo más grande de trabajadoras en los Estados Unidos por detrás de las blancas no hispanas. Con más de 12 millones, las latinas representan el 16% de la fuerza laboral femenina, una cifra que según la Oficina de Estadísticas Laborales se proyecta crecerá dramáticamente.

Si bien las latinas desempeñan un papel fundamental en la fuerza laboral de Estados Unidos, sus salarios continúan a la zaga de los de sus homólogos blancos. El 21 de octubre de este año marca el Día de Igualdad Salarial de las Mujeres Latinas. La fecha representa simbólicamente la cantidad de días adicionales que las mujeres latinas empleadas a tiempo completo durante todo el año deben trabajar como promedio para llegar a alcanzar a ganar lo que los hombres blancos no hispanos ganaron el año pasado.

A continuación, cinco datos sobre las mujeres latinas en la fuerza laboral:

  1. Las mujeres hispanas sufren la brecha salarial más grande de cualquier gran grupo racial o étnico

Por cada dólar que gana un hombre blanco no hispano, una latina gana sólo 57 centavos, una situación sin duda reflejada en el hecho de que casi 1 de cada 10 (9%) latinas que trabajan 27 horas o más a la semana viven por debajo del umbral de pobreza.

  1. La brecha actual refleja un patrón de larga data

Durante los últimos 30 años, las latinas han estado ganando menos de 60 centavos por cada dólar ganado por hombres blancos no hispanos; y la brecha actual es sólo cinco centavos más pequeña que en 1990. Las mujeres afroamericanas también han experimentado una reducción de cinco centavos en la brecha salarial durante ese período. La brecha salarial se ha reducido en más de 10 centavos para las mujeres blancas durante las últimas tres décadas, y para las mujeres asiáticas la brecha se ha cerrado.

  1. La brecha salarial de las latinas persiste incluso después de considerar las diferencias educativas

Es menos probable que en otros grupos que las latinas hayan completado educación más allá de la escuela secundaria, pero este hecho no explica totalmente la brecha salarial. Incluso dentro de cada nivel educativo, sus salarios siguen siendo relativamente bajos en comparación con los de los hombres blancos. Por ejemplo, entre quienes tienen una licenciatura universitaria, las mujeres hispanas sólo reciben el 64,6% de lo que ganan los hombres blancos no hispanos. De hecho, las mujeres hispanas con títulos universitarios tienen ingresos semanales medios menores que los de los hombres blancos con algún título universitario o asociado.

  1. La pandemia ha afectado especialmente a las mujeres hispanas.

Al comienzo de la pandemia las mujeres hispanas experimentaron inicialmente las pérdidas de empleo más pronunciadas de entre cualquier grupo. En abril de 2020, casi una cuarta parte (23%) menos de mujeres hispanas estaban trabajando en comparación con las cifras de febrero de 2020, justo antes de la pandemia. Por contra, esta cifra era del 19% de mujeres asiáticas, el 18% de mujeres negras y el 16% de mujeres blancas hispanas. Si bien se ha recuperado significativamente para otros grupos desde entonces, el empleo continúa rezagado para las mujeres hispanas y negras, quienes todavía están experimentando pérdidas laborales relativamente grandes (5.2% y 4.7%, respectivamente).

  1. Las latinas tienen tasas de participación en la fuerza laboral y tasas de desempleo relativamente altas

En septiembre de 2021, la participación en la fuerza laboral de las mujeres hispanas adultas era del 57,7% y el desempleo era del 5,6%. Por el contrario, estas cifras para las mujeres blancas adultas fueron del 56,1% y del 3,7%.

Eleanor Delamater es becaria presidencial de gestión y Gretchen Livingston es profesional de valoración de estadísticas de encuestas para la Oficina de las Mujeres del Departamento de Trabajo de EE.UU. Siga la oficina por Twitter: @WB_DOL