Sandra Foote nombró a su restaurante The Flip it LJ Diner en honor a su difunto esposo y a su hijo. Open for Business de Wells Fargo le ayudó a asegurarse de que no tuviera que renunciar a su negocio propio. | FOTO: Cortesía Wells Fargo

Cuando el negocio se desaceleró y los clientes comenzaron a desaparecer el año pasado, la propietaria del negocio Sandra Foote estaba decidida a mantener abierto el Flip it LJ Diner (en inglés) y a su personal trabajando. “Me centré principalmente en mis empleados, y me aseguré de que al menos tuvieran dinero para comprar provisiones para sus hijos”, dijo Foote. “Me sentía tan consternada al pensar que tendría que cerrar este negocio que tanto me costó abrir. No quería rendirme”.

Originaria de Bolivia, Foote abrió el Flip it LJ Diner a finales de 2016, sirviendo desayunos orgánicos sudamericanos y el lugar se convirtió en un punto de referencia en el barrio Columbia Heights de D.C. Sin querer renunciar a su negocio propio, Foote afortunadamente se puso en contacto con Local Initiatives Support Corporation (LISC), una institución financiera para el desarrollo comunitario (CDFI, por sus siglas en inglés) que ofrece financiamiento asequible y otros recursos esenciales en áreas desatendidas.

Con una subvención de asistencia de LISC, que se hizo posible gracias al Open for Business Fund (Fondo ‘Abiertos al Público’) de Wells Fargo, una iniciativa nacional para la recuperación de pequeños negocios, Foote pudo cubrir el arrendamiento y algunos otros gastos, y esto le dio el impulso de confianza que tanto necesitaba. Solicitó y recibió fuentes adicionales de financiamiento para mantener su negocio a flote, y sigue esperanzada a medida que el negocio continúa regresando a niveles algo normales. 

Las CDFI han sido de gran ayuda para millones de empresarios a lo largo de la pandemia, actuando como primeros intervinientes financieros para obtener capital y recursos de bajo costo para mujeres y personas de color que históricamente han quedado fuera del sistema financiero. Con un conocimiento más profundo y más conexiones en las comunidades de todo el país, estos prestamistas sin fines de lucro pueden llegar a los más pequeños de los pequeños negocios: los propietarios únicos y los negocios familiares que conforman una porción significativa de pequeños negocios en Estados Unidos y, especialmente, en la comunidad latina.  

Reinvención de la recuperación de los pequeños negocios
En un momento de tanta incertidumbre, una cosa es cierta: los negocios propiedad de latinos están creciendo a un ritmo más alto que cualquier otro grupo demográfico y tendrán un protagonismo central en el crecimiento económico de Estados Unidos en los próximos años.

“Los negocios propiedad de latinos ya contribuyen más de $800 mil millones a la actividad económica, y muchos están listos para hacer crecer sus pequeños negocios, creando más empleos y riqueza para la comunidad. Pero la pandemia también intensificó una larga historia de desafíos desproporcionados e injustos a los que se enfrentan los empresarios latinos que han limitado su potencial de crecimiento”, dijo Ramiro A. Cavazos, Presidente y Director Ejecutivo (CEO) de la Cámara de Comercio Hispana de Estados Unidos (USHCC, por sus siglas en inglés). “Si los negocios liderados por latinos pudieran acceder al capital que necesitan para expandir su negocio, se generarían $1.5 billones adicionales para la economía estadounidense”.

Para aumentar el acceso al capital y obtener rápidamente ayuda financiera y de otra índole en áreas rurales y desatendidas, Wells Fargo actuó de manera anticipada para infundir aproximadamente $420 millones de capital filantrópico en las CDFI y otras organizaciones sin fines de lucro, creando el Open for Business Fund. Estos fondos adicionales están haciendo posible que las organizaciones sin fines de lucro proporcionen subvenciones de emergencia, así como préstamos de bajo costo que tienen términos flexibles y tasas de interés significativamente más bajas, y ya está alcanzando a 148,000 pequeños negocios proyectados como Flip It LJ Diner.  

El crecimiento en tamaño e ingresos de los negocios propiedad de latinos es posible, pero el capital por sí solo no es suficiente. Necesitan la combinación adecuada de recursos y sistemas de asistencia, incluido el acceso a expertos que puedan ayudarles a superar los desafíos que conlleva ser propietarios de un negocio y hacerlo funcionar. Wells Fargo ha desplegado $55 millones de su Open for Business Fund específicamente para organizaciones sin fines de lucro como el Fondo Educativo de la USHCC a fin de hacer que el entrenamiento y la capacitación empresarial estén disponibles más fácilmente para los pequeños negocios, incluidos recursos bilingües y culturalmente relevantes en áreas como tecnología, mercadeo, planificación de negocios y contabilidad.

Con este financiamiento, la USHCC está expandiendo su programa AVANZAR (en inglés), un acelerador de pequeños negocios que ayuda a los empresarios latinos a mejorar sus operaciones y a “avanzar” al siguiente nivel. Lanzado con el apoyo de Wells Fargo en 2019, AVANZAR está disponible a través de cámaras locales en todo el país y proporciona capacitación, mentores, herramientas digitales y otros recursos necesarios para que los pequeños negocios superen las barreras a fin de que alcancen el éxito y se preparen para nuevos desafíos. 

Estos últimos dos años han reafirmado lo que siempre hemos sabido: se necesita todo un pueblo. Gracias a un ecosistema en crecimiento de apoyo a los pequeños negocios, combinado con una fuerte dosis de resiliencia y optimismo, los propietarios de empresas latinas están preparados para impulsar la recuperación económica de Estados Unidos, y el futuro. 

Aprenda más sobre el Open for Business Fund de Wells Fargo visitando:
welcome.wf.com/juntos

ÚLTIMAS NOTICIAS