ELECCIONES. Algunos países tienen una oportunidad de saldar sus problemas atreves del voto./ Pressenza.
ELECCIONES. Algunos países tienen una oportunidad de saldar sus problemas atreves del voto./ Pressenza.

Noviembre electoral: Chile, Honduras y Nicaragua van a presidenciales, Argentina tendrá legislativas y Venezuela vuelve a elecciones regionales con opositores en contienda, pero los contextos no son equiparables todos los países.


 ¿Por qué es importante?: En el caso de Chile y Honduras se espera un cambio en la presidencia que pueda aliviar malestares no resueltos en la opinión pública de cada país.


Chile   

El 21 de noviembre elegirá en primera vuelta al sucesor de Sebastián Piñera. El malestar social, a dos años de las revueltas que reconfiguraron el panorama político local, apenas ha amainado.  

  • Hoy una Asamblea Constituyente dominada por independientes lleva cuatro meses redactando una Constitución que reemplace a la heredada de la dictadura.
  • Paradójicamente, la candidatura que más se ha consolidado -con un 22% de aprobación- es la de José Antonio Kast, quien defiende el legado del Augusto Pinochet. 
  • Este es seguido el candidato de la coalición de izquierda Frente Amplio, Gabriel Boric, con un 17,4% de lo chilenos.  La una segunda vuelta de desempate es casi segura y esta prevista para el 19 de diciembre.

Honduras 

El 28 de noviembre serán comicios rodeados por la desconfianza en el sistema electoral que se arrastra desde la última elección presidencial y las dudas sobre la vinculación del presidente Juan Orlando Hernández con casos abiertos en EE.UU. por narcotráfico, empañan el panorama electoral.                                              

  • Los candidatos punteros en las encuestas son el oficialista alcalde de Tegucigalpa, Yani Rosenthal, condenado por lavado de dinero; y Xiomara Castro, la esposa del expresidente Manuel Zelaya depuesto en 2009.

Argentina  

El día 14, se llegará a elecciones legislativas después en unas elecciones primarias (particularidad de la legislación electoral argentina que decanta cuáles candidatos tienen un mínimo de apoyo para ir a una elección) en las que salió derrotado el gobierno peronista de Alberto Fernández.

  • Perdió en 18 de los 24 distritos del país, de seguir esa tendencia ni siquiera podría terminar siendo la primera minoría en la cámara de diputados.
  • La intención de invertir los números con gastos en planes sociales es evidente y discutida, pero, sin embargo, la tendencia en favor de la alianza "Juntos por el Cambio" del expresidente, Mauricio Macri, sigue en alza, al igual que el economista outsider, Javier Milei, y su plataforma "La Libertad Avanza" en la ciudad de Buenos Aires.

El contexto: Por otra parte, en Venezuela y Nicaragua se presentan elecciones en panoramas distintos, enrarecidos por el autoritarismo.                                                      

Los venezolanos elegirán 23 gobernadores, 335 alcaldes y concejales y diputados locales. Será una elección con participación opositora, luego de un largo debate donde no todos estuvieron de acuerdo en asistir.  

Aunque el grueso de los partidos decidió 31 de agosto pasado poner fin al boicot electoral que sostenía desde 2017 y presentar una lista unificada de candidatos. El principal cuestionamiento que se hace a su participación es que estos resultados pueden tener poca incidencia y legítima poderes Maduro.

En Nicaragua, país aliado del chavismo, el proceso electoral presidencial será este domingo 7 de noviembre. Muy criticado por Estados Unidos y la Unión Europea, la oposición en general que no tiene candidatos porque 7 fueron apresados, prácticamente uno tras otro.

Una encuesta de la firma Cid Gallup publicada el domingo por la revista Confidencial muestra que el 76% de los nicaragüenses considera que la reelección de Ortega no es legítima.  

La encuesta revela de que, en una elección competitiva, el 65% de los votantes elegiría a cualquiera de “los candidatos de la oposición”, mientras que el 17% votaría por Ortega y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo.


 ¿El dato?: No se observa nada similar a efectos pendulares o tendencias regionales. Lo previsible es que las realidades políticas de todos los países del continente queden bastante marcadas por sus contextos internos.

Fuente principal de la noticia: El País.