El puerto de aguas profundas de Yangshan en Shanghai, China. FOTO: Bloomberg por Qilai Shen.

(c) 2022, Bloomberg Ann Koh

Los barcos que buscan evitar los retrasos causados por los recientes brotes de Covid-19 en China se están dirigiendo en manada hacia Shanghái, lo que ha provocado una creciente congestión en el puerto de contenedores más grande del mundo.

Las empresas navieras están haciendo el cambio de ruta para evitar las demoras en el cercano puerto de Ningbo, donde los servicios de camiones de carga se han visto suspendidos después de un brote de Covid-19, según expertos y transportistas. Los barcos también se están desviando a Xiamen, en el sur, según mostraron los datos de tráfico naviero de Bloomberg.

Esas desviaciones agregan presión a la nueva ola de congestión que enfrentan los puertos chinos a medida que un número cada vez mayor de ciudades sufren brotes del virus. Las estrictas pruebas a los trabajadores y camioneros antes de las vacaciones del año nuevo lunar a fines de este mes están presionando aún más las cadenas de suministros, ya de por sí tensas al entrar la pandemia llega en un tercer año.

En Shenzhen, el centro tecnológico de China ubicado en el sur del país, las pruebas a residentes y camioneros para contener un brote reciente han resultado en la formación de una larga cola de barcos en el puerto. Eso provocó que el terminal de Shekou comenzara a restringir la recepción de mercancías, lo que significa que, a partir del viernes, los contenedores llenos sólo pueden transportarse en camiones tres días antes de la llegada de los buques, dijo el martes el operador del terminal.

Mientras tanto, la ciudad de Tianjin, en el norte de China, ordenó a los trabajadores que tomaran un descanso de medio día para realizarse las pruebas de Covid mientras los funcionarios intentan contener la propagación de la variante Ómicron. Se estima que la capacidad de transporte por carretera se encuentra a la mitad de los niveles normales, y se requiere que los conductores se sometan a pruebas todos los días antes de ingresar al puerto, dijo Alex Hersham, director ejecutivo del transportista digital Zencargo.

Dicho brote ahora se ha extendido a la ciudad portuaria de Dalian, donde se confirmó que dos personas que viajaron allí desde Tianjin tenían Ómicron.

La afluencia de barcos a Shanghái ha retrasado el cronograma de salida de los portacontenedores en casi una semana, dijeron los transportistas. Esas demoras pueden luego pueden aumentar en los congestionados puertos de entrada de EEUU y Europa, dijeron. Los barcos podrían comenzar a evitar los puertos chinos en un futuro cercano debido a la falta de opciones, según Hersham de Zencargo.

«El problema de la congestión portuaria seguirá afectando los ciclos de reposición de mercancías este trimestre, junto con el brote de Ómicron y los inminentes cierres del año nuevo lunar en China», dijo Josh Brazil, vicepresidente de supervisión de la cadena de suministros para la firma de inteligencia logística project44.

Lea el artículo original aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *