Oxford
ATAQUE. El agresor fue arrestado en el lugar/@BHudTV

Funcionarios del distrito escolar de Oxford, en Michigan, emitieron un comunicado en el que aclararon detalles previos al mortal tiroteo del 30 de noviembre del año pasado, cuando un estudiante de 15 años disparó en las instalaciones de la secundaria Oxford, donde cuatro alumnos murieron y otros siete resultaron heridos.

Días después del hecho, quejas contra la institución y sus autoridades se hicieron sentir, especialmente por supuestos detalles que indicaban que Ethan Crumbley tenía intención de atacar.

El contexto: La noche del martes, la página web oficial del distrito escolar de Oxford mostró una carta escrita por el superintendente Tim Throne, quien aseguró que tanto la directiva de la institución como coordinadores interactuaron con el joven atacante solo una vez antes de que cometiera su crimen.

  • Fue precisamente el 30 de noviembre cuando ocurrió una reunión en la que participaron sus padres, quienes decidieron no llevarlo a casa en ese momento.
  • Horas después, Crumbley protagonizó el fatal tiroteo. Ahora sobre él pesan 24 cargos por el hecho, en los que se incluyen terrorismo.

¿Por qué es importante?: El distrito escolar de Oxford ha sido objeto de críticas tras la situación, incluso una demanda por $100 millones pesa sobre la institución. La querella está encabezada por los padres de dos estudiantes de la secundaria, una de las cuales resultó herida en el hecho.

  • Throne aclaró dos hechos que presuntamente tenían como protagonista al joven de 15 años de edad. Uno de ellos ocurrió el 4 de noviembre, cuando una cabeza de venado fue arrojada fuera de la secundaria.
  • El segundo hecho sucedió una semana después, cuando la cabeza de un pájaro fue hallada en un frasco dentro de un baño.Según el funcionario, la policía local hizo una investigación y Crumbley no figuró como sospechoso.
  • Sobre el supuesto caso de que el estudiante llegó con municiones de armas, las calificó como simples rumores.

¿Qué dicen?: "Las publicaciones en las redes sociales que los estudiantes compartieron después de este evento con las autoridades de la secundaria también fueron investigadas y compartidas con las fuerzas del orden. Tampoco estaban relacionadas de ninguna manera con el perpetrador del incidente del 30 de noviembre", escribió Throne.

  • "(La policía) determinó que no había amenaza para la escuela secundaria. No pudieron determinar cuándo o cómo se entregó el frasco. Ninguna amenaza u otro contenido acompañó el extraño acto", siguió.
  • El funcionario aclaró que "la única información procesable recibida fue el 17 de noviembre de un aviso anónimo que decía que un estudiante, que ya no es estudiante de la secundaria y no el (presunto) perpetrador del 30 de noviembre, era responsable de la cabeza de pájaro".

Fuente principal de la noticia: Detroit News