La más reciente oleada de casos de coronavirus, impulsados ​​por la variante ómicron, ha causado que un número extremadamente alto de empleados falten al trabajo debido a la enfermedad, lo que exacerba la persistente escasez de mano de obra en el país.

La situación amenaza con dificultar el impulso que tomó el mercado laboral hacia los niveles de empleo previos a la pandemia.

¿Por qué es importante? Entre el 29 de diciembre y el 10 de enero, aproximadamente 8,8 millones de empleados informaron que no trabajaban porque estaban enfermos con el coronavirus o cuidaban a alguien que tenía el cirus, según datos de la Oficina del Censo.

  • Esas cifras casi triplican los niveles de las dos primeras semanas de diciembre, antes de que los casos comenzaran a alcanzar su punto máximo en todo el país.
  • Estos también fueron los números más altos desde que la agencia comenzó a realizar la encuesta, en abril de 2020, muy por encima del pico de enero pasado de 6,6 millones de trabajadores.
  • Las estadísticas apuntan a la interrupción sustancial que la variante ómicron ha causado a empresas y trabajadores, en un momento clave en la recuperación de la nación.

El contexto: La inflación, impulsada en parte por los problemas de las cadenas de suministros y la escasez en el extranjero, está eliminando las ganancias salariales de muchos trabajadores, ya que el costo de los bienes esenciales, como los alimentos y el gas, continúa en aumento.

  • Las empresas en campos de salarios más bajos se han quejado durante meses de que sus operaciones se han visto obstaculizadas por la escasez de personal disponible.
  • En las últimas semanas, se ha documentado una grave escasez en industrias como el transporte por carretera, un componente crucial de la cadena de suministro del país; logística portuaria; viajes aéreos; venta de alimentos, y servicios esenciales como recolección de basura, extinción de incendios y vigilancia.

¿Qué dicen? “Desafortunadamente, el mayor problema de ómicron es que ya no es solo el miedo al contagio y la aversión a la actividad en persona, sino que en realidad está causando una grave escasez de mano de obra por la gran cantidad de personas que están enfermas”, dijo Diane Swonk, economista de contabilidad de la firma Grant Thornton.

  • “Esta es una dinámica diferente a la que hemos tenido”, añadió Swonk sobre el aumento de ómicron. “El único lado positivo es que tiende a desaparecer rápidamente”.
  • Joseph Brusuelas, economista de la firma RSM, señaló que las ausencias de trabajadores eran malas noticias para la economía.
  • “Es difícil lograr un quórum para hacer algo debido a la cantidad de personas que se han declarado enfermas”, explicó Brusuelas.

Fuente principal de la noticia: The Washington Post.