El total de asociaciones clausuradas desde las masivas manifestaciones de 2018 asciende a 93, incluyendo 14 universidades, así como organismos de derechos humanos y de investigaciones económicas.

El Parlamento de Nicaragua, controlado por el gobernante Frente Sandinista, canceló el martes (02.15.2022) la personalidad jurídica a otras seis ONG, entre ellas dos feministas, una defensora de derechos humanos y la filial de PEN Internacional, que presidió la poeta Gioconda Belli.

Con 75 votos a favor, 11 abstenciones y 5 presentes que no ejercieron el voto pero por ley se convierten en favorables, se aprobó la cancelación de las asociaciones, con lo que suman 93 las ONG clausuradas por el gobierno de Daniel Ortega desde fines de 2018, tras la revuelta social contra su administración.

Hace un año, Gioconda Belli anunció la suspensión de PEN Internacional Nicaragua debido a la controvertida ley de regulación de agentes extranjeros, que sanciona a quienes reciben financiación y donaciones del exterior.

PEN Nicaragua tenía 21 años de funcionar en el país, ejecutaba programas "de estímulo a la lectura y de difusión de la lectura nacional, talleres de lenguaje", y alertaba "sobre las violaciones a la libertad de prensa y de expresión que se han venido recrudeciendo" en el país, según explicó en su momento Belli.

Las otras ONG ilegalizadas el martes son la Asociación de Mujeres Trabajadoras y Desempleadas María Elena Cuadra, Fundación para la Promoción y Desarrollo de las Mujeres y la Niñez (Fundemuni), Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), Centro Nicaragüense para la Promoción de la Juventud y la Infancia, y Fundación Iberoamericana de las Culturas (Fibras).

Las ONG fueron canceladas con "carácter de urgencia" con el argumento de que no reportan sus estados financieros, tienen juntas directivas con plazo vencido, y recibieron donaciones del exterior, de acuerdo con un informe presentado por el Ministerio de Gobernación al Parlamento. 

El Movimiento "María Elena Cuadra", que había denunciado "asedio" de la Policía Nacional en 2020, es conocido por su defensa de los derechos de las mujeres, especialmente en conflictos laborales.

La ANPDH, fundada por el obispo retirado Juan Abelardo Mata, crítico de Ortega, jugó un papel relevante en la asistencia humanitaria a las víctimas de los ataques armados contra las manifestaciones antigubernamentales de 2018, que dejaron cientos de muertos y de heridos, además de miles en el exilio, entre ellos su presidente Álvaro Leiva, que se fue a Costa Rica alegando razones de seguridad.

Fundemuni apoyaba la independencia económica y el empoderamiento de las mujeres en el norte de Nicaragua.

gs (efe, La Prensa, Confidencial) 

Etiquetado: