McDonald's Utah
SEGURIDAD. El hecho ocurrió en la cadena de comida rápida/Wikimedia Commons

Este lunes, un niño de solo cuatro años de edad disparó contra la policía desde el asiento trasero de un automóvil ubicado frente a una sede de McDonald's del estado de Utah. El pequeño, según el informe policial, accionó el arma por petición de su padre.

El adulto se encuentra bajo custodia policial y sobre él pesan los cargos por abuso infantil y amenazas con el uso de un arma peligrosa, según informó la cadena de noticias CNN.

El recuento. La llamada de emergencia recibida por la policía de Greater Salt Lake, en Utah, llegó desde el establecimiento. Un empleado explicó que un hombre sacó un arma frente a la venta de autoservicio luego de denunciar que la orden que recibió era incorrecta. El hecho sucedió en la sede ubicada en Midvale.

  • Los empleados intentaron tranquilizar al hombre, a quien le pidieron moverse y estacionar el vehículo frente al establecimiento. Fue en ese momento cuando llamaron a la policía.
  • Una vez ahí, los uniformados le pidieron al hombre salir del auto; sin embargo, al no salir tuvo que ser forzado por las autoridades.
  • Mientras estaban bajo custodia, uno de los oficiales presentes se dio vuelta y vio un arma que apuntaba desde la parte trasera del vehículo.
  • La pistola que estaba en manos del niño se disparó. Según un comunicado emitido por el cuerpo policial, la investigación determinó que la acción ocurrió por petición del padre.

¿Por qué es relevante?. Los episodios vinculados a la violencia armada en Estados Unidos suman cada día nuevos casos. En esta oportunidad, se conoció que el pequeño que disparó a la policía se encontraba en la parte trasera del carro junto a su hermano de apenas tres años de edad.

  • El hecho en el McDonald's de Utah dejó un oficial herido; sin embargo, la lesión no puso en peligro su vida.
  • Hasta el momento no ha sido identificado el padre de los pequeños.

Sin filtro. "Este es un día triste para las fuerzas del orden público y nuestra comunidad. Que un adulto piense que está bien animar a un niño de cuatro años a sacar un arma de fuego y dispararle a la policía ilustra lo fuera de control que se ha vuelto la campaña contra la policía", señaló en un comunicado la alguacil del condado de Salt Lake, Rosie Rivera.

  • "Esto debe detenerse y debemos unirnos como comunidad para encontrar soluciones a los desafíos que enfrentamos en nuestros vecindarios", agregó.