PRIMACÍA. Las prioridades de Emi Reyes, directora ejecutiva del Latino Economic Development Center (derecha), son sostener y crecer a la organización. Foto: Cortesía LEDC.

Estamos viviendo una oleada de mujeres latinas en DC. Rebecca Lemos-Otero, directora ejecutiva de HumanitiesDC; Mireille López-Humes, directora ejecutiva de Urban Alliance; Ángela Franco, presidenta y directora ejecutiva de la Cámara de Comercio de DC. Hay muchas más y la última que se une al salón de líderes en la capital de Estados Unidos es Emi Reyes, directora del Latino Economic Development Center (LEDC).

“Después de una competitiva búsqueda estamos entusiasmados de haber encontrado la mejor candidata entre los mismos empleados del LEDC. Desde que se sumó a nuestro equipo hace cuatro años, Emi ha jugado un papel instrumental en muchas áreas fundamentales de nuestro trabajo. Como miembro de nuestro equipo de liderazgo, ella ayudó en medio de una pandemia a forjar importantes alianzas”, dijo el presidente de la Junta de Directiva, Darryl Maxwell, a través de un boletín de prensa.

LATINA. Emi Reyes es la nueva directora ejecutiva del Latino Economic Development Center. Foto: Cortesía LEDC.

Reyes, quien nació y creció en el muy latino barrio de Columbia Heigths en DC, es parte del grupo de trabajadores que viene esforzándose por reflotar los negocios hispanos durante esta crisis sanitaria. Desde principios de enero asumió el timón de esta organización, conocida en el área metropolitana por estar en primera fila buscando oportunidades económicas, salud financiera y seguridad habitacional para esta minoría. Precisamente es en este vecindario donde ahora funcionan las nuevas instalaciones de la organización sin fines de lucro que ahora dirige.

A principios de 2020, el LEDC tenía una plantilla de 40 empleados. Debido a las urgentes necesidades creadas por la pandemia, el número aumentó a 84 y es con ese grupo con el que Reyes, hija de inmigrantes salvadoreños, trabajará en una época de grandes carencias. “Estamos en una posición afortunada y de desafíos, hemos crecido porque las carencias son inmensas y como ningún otro tiempo de nuestra historia hemos ayudado a más personas”.

Cultura empresarial

Por muchas razones, entre ellas la falta de crédito, de educación financiera o de la contabilidad de sus negocios desactualizada, los bancos no siempre están dispuestos a ofrecer créditos a las minorías. Allí es cuando entra en movimiento la organización que Reyes acaba de asumir. Cuando el gobierno federal aprobó el programa de protección de pago (más conocido como PPP) para que los negocios no terminaran naufragando en los meses más difíciles de la pandemia, el LEDC movió su red de apoyo para conseguirles contadores, expertos en publicidad para sus negocios y logró que unos $6 millones se repartieran en un período muy corto.

INMIGRANTE. Reyes (derecha), es hija de inmigrantes salvadoreños, nacida en el vecindario de Columbia Heights. Foto: Cortesía LEDC.

“Mis padres -recuerda Reyes- llegaron en los años 80 a DC. Vengo de una familia de emprendedores que crearon negocios en Columbia Heights. Mi papá levantó dos restaurantes, mi madre ayudó a expandirlos y yo desde los 10 años, los fines de semana y los veranos, trabajaba dando la bienvenida a los comensales. Mi tío es el dueño de El Tamarindo (un conocido restaurante en Adams Morgan). Puedo decir que crecí en una cultura de microempresarios en la industria de alimentos”.

Esto lo dice con pleno conocimiento de quien era parte de un pequeño club de hijos de inmigrantes ayudando a levantar el negocio de sus padres. Ahora su tarea es la de mantener o poner en pie las peluquerías, salones de fiestas, bazares, boutiques, tiendas y los restaurantes de otros. Casi todos con sello latino.

Hablando de sellos, el que Reyes quiere imprimir en la organización se fusiona en dos palabras: crecimiento y sostenibilidad, significados que para ella tiene varias aristas. “En 2020 nos expandimos hasta Puerto Rico. Somos un equipo que está progresando y creando iniciativas de colaboración en Baltimore y en otras áreas. Este es uno de los proyectos más grandes que tenemos”. La nueva directora ejecutiva viene trabajando en diferentes funciones, en el LEDC desde hace cuatro años.

Con espíritu emprendedor

Antes de llegar al LEDC esta joven mujer, que de primera mano entiende los desafíos que deben enfrentar los pequeños negocios, condujo las operaciones regionales de Chipotle Mexican Grill, ampliando este negocio entre Nueva York, Maryland y DC. Reyes, además preside el Grupo de empresarios y trabajadores de alimentos del Consejo de Política Alimentaria de la Alcaldía. 

Mientras estudiaba ciencias políticas en Bennington College, en el estado de Vermont, viajó hasta Corea del Sur a entrenar a mujeres emprendedoras en el negocio de comunicación y el inglés. Igual tuvo tiempo para viajar a Latinoamérica y llegar con Habitat por la Humanidad al país de sus padres, El Salvador. Además, gracias a sus capacidades organizacionales juntó cientos de voluntarios durante la campaña Obama por América.

Con una historia de 30 años en DC, Virginia y Maryland, el LEDC solo en 2020 atendió a tres mil 565 dueños de pequeños negocios. Se entregaron 211 microcréditos que sumaron más de $4 millones. Se fundaron 79 nuevas empresas, se crearon 160 empleos a tiempo completo y se lograron retener 600 empleos más. A eso hay que sumar más de 3 mil 700 horas de asistencia técnica. 

Aunque el trabajo está dirigido para todos los emprendedores latinos, hay un componente que pone más acento a las mujeres. En 2020, el LEDC causó impacto favorable en los negocios de 393 empresarias. Otras 54 se graduaron en el programa de entrenamiento y dieron sus primeros pasos para lanzar sus proyectos empresariales.

El ímpetu latino

Si hay algo que impresiona de los latinos, incluso a Reyes que está acostumbrada a observar el ímpetu de la minoría hispana, es esas ganas de ser empresarios. “A pesar de la crisis muchos quieren hacer realidad sus sueños de ser sus propios jefes. No se han dado por vencidos, algunos han cerrado, vinieron a pagar los préstamos y prometieron volver en seis meses para pedir otro crédito y comenzar una vez más. Ese espíritu de emprendimiento no lo han perdido, quizá es porque vienen desde Latinoamérica con las esperanzas intactas para mejorar sus vidas”.

Lo mismo ocurre con los latinos interesados en comprar una casa. Desde el LEDC se observa que el interés no ha disminuido, el número de hispanos que están ahorrando para adquirir una vivienda es notorio. Para asesorar en este asunto el personal bajo la administración de Reyes está entrenado. “Quiero que sepan que estamos listos para ayudarlos, que no tengan temor por su estado inmigratorio, que nada pierden con preguntar, nosotros les ayudaremos a ubicarlos para programas de beneficencia”.