Foto EFE

Fue el fin de semana. Mientras muchos republicanos se agrupaban en Orlando para participar en la Conferencia de Acción Política Conservadora, que mide el pulso del partido Republicano y se llevó a cabo desde el 24 al 27 de febrero, dos representantes polémicos decidieron participar en otra conferencia que también se llevó a cabo el viernes: la Conferencia de Acción Política America First (AFPAC, por sus siglas en inglés), un evento anual que reúne a nacionalistas blancos y de extrema derecha.

Se trata de Marjorie Taylor Greene y Paul Gosar, ambos con un historial particular dentro de la Cámara de Representantes. Greene fue despojada de sus asignaciones en los Comités por comentarios racistas a principios del año pasado, con apoyo de 11 republicanos, además ya había apoyado teorías de conspiración de QAnon. Gosar, por su parte, fue censurado por la Cámara a finales de 2021, una acción disciplinaria que desaprobó su conducta, después de publicar un video en el que asesinaban a la representante Alexandria Ocasio-Cortez y atacaban con dos espadas al presidente Biden.

La AFPAC es una conferencia organizada por Nicolas Fuentes, un activista nacionalista blanco, cuyo discurso contó con alabanzas a Adolf Hitler, según la reseña de The Rolling Stones. Él mismo presentó a Greene el viernes, quien después afirmó no tener conocimiento ni afiliación con Fuentes y que participó en la conferencia para dirigirse a su audiencia.  Gosar, por su parte, se dirigió a los asistentes en un video pregrabado de 30 segundos, informó The Washington Post.

Republicanos condenan. “No hay lugar en el Partido Republicano para los supremacistas blancos o el antisemitismo” dijo en una declaración el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, en un comunicado en el que no identificó a los legisladores.

El senador Mitt Romney fue más duro en sus críticas a Greene y Gosar. “Imbéciles. Tengo imbéciles en mi equipo”, dijo el domingo en el programa State of the Union en CNN. “No hay lugar en ningún partido político para este nacionalismo blanco o racismo. Simplemente está mal”.  

“Y tengo que pensar que a cualquiera que se sentara con los nacionalistas blancos y hablara en su conferencia ciertamente le faltaban algunos puntos de coeficiente intelectual”, agregó Romney.

Ronna McDaniel, presidenta del Comité Nacional Republicano y sobrina de Romney sostuvo: “La supremacía blanca, el neonazismo, el discurso de odio y la intolerancia son repugnantes y no tienen cabida en el Partido Republicano”.

El líder de la minoría de la Cámara, Kevin McCarthy, quien no habló públicamente sobre el video de Gosar el año pasado que generó su censura en la cámara baja, condenó la presentación de ambos en la conferencia y lo calificó como “inaceptable”. “No hay lugar en el partido para nada de esto”, dijo. “El partido no debe estar asociado, en ningún momento, en ningún lugar, con alguien que sea antisemita”, agregó.

Con información de The Washington Post y The Hill