Los Defensores de los inmigrantes también han señalado que les preocupa cómo el gobierno de EE. UU. podría usar los datos seleccionados de la aplicación

Las autoridades estadounidenses de migración han estado ampliando el uso de una aplicación para teléfonos inteligentes, llamada SmartLink, que es parte de los métodos de monitoreo que ha utilizado el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), como parte de las  alternativas a la detención. Sin embargo, ahora se usa cada vez más para garantizar que los inmigrantes liberados de la detención asistan a las audiencias de deportación, un requisito que, según los defensores, viola su privacidad y les hace sentir que no son libres, informa AP. 

En contexto: Más de 125.000 personas, muchas de ellas detenidas en la frontera entre Estados Unidos y México, ahora se ven obligadas a instalar la aplicación conocida como SmartLink en sus teléfonos, en comparación con los alrededor de 5.000 que lo hacían, hace menos de tres años.

  • La app permite a los funcionarios controlar fácilmente a los inmigrantes pues esta requiere que envíen una selfie con geolocalización o hagan o reciban una llamada telefónica cuando se les solicite.
  • Aunque la tecnología es menos engorrosa que un monitor de tobillo, los defensores dicen que vincular a los inmigrantes a la aplicación es injusto, considerando que muchos han pagado una fianza para salir de los centros de detención de EE. UU. mientras sus casos se procesan en los atrasados tribunales de inmigración ​​del país.
  • El uso de la aplicación por parte del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE)  se disparó durante la pandemia, cuando muchos servicios gubernamentales se pusieron en línea. 
  • Esta continuó creciendo cuando el presidente Joe Biden pidió al Departamento de Justicia que frenara el uso de prisiones privadas. Su administración también ha expresado su apoyo a las llamadas alternativas a la detención para garantizar que los inmigrantes asistan a las citas requeridas, como las audiencias en los tribunales de inmigración.

Alternativas de detención: La compañía que comenzó a administrar estos monitoreos y la app Smartlink se llama BI, y es propiedad de una de las corporaciones de prisiones privadas más grandes del país, Geo Group. 

  • La empresa tiene un contrato exclusivo de cinco años por $2.2 billones para administrar el Programa de Supervisión Intensiva de Comparecencia (Isap), un programa lanzado en 2004 como una alternativa más “humana” a la detención y que la administración de Biden quiere ampliar para incluir nuevos niveles de supervisión de arresto domiciliario, como toques de queda. 
  • Inicialmente, SmartLink fue visto como una alternativa menos intensiva a los monitores de tobillo para inmigrantes que habían sido detenidos y liberados, pero ahora se usa ampliamente en inmigrantes sin antecedentes penales y que no han sido detenidos en absoluto, dijo Julie Mao, subdirectora del grupo de derechos de los inmigrantes Just Futures. Anteriormente, los inmigrantes a menudo sólo asistían a controles periódicos en las oficinas de las agencias.

Preocupaciones: Los Defensores de los inmigrantes también han señalado que les preocupa cómo el gobierno de EE. UU. podría usar los datos seleccionados de la aplicación sobre el paradero y los contactos de los inmigrantes para reunir y arrestar a otros por violaciones de la ley migratoria. 

  • En un informe del Servicio de Investigación del Congreso de 2019, ICE dijo que la aplicación no estaba monitoreando continuamente a los inmigrantes. Pero los defensores dijeron que incluso las instantáneas rápidas de las ubicaciones de las personas durante los registros podrían usarse para rastrear a amigos y compañeros de trabajo que carecen de la autorización de inmigración adecuada. 
  • Roseanne Flores, asistente legal de Hilf and Hilf, una firma de abogados de Troy, Michigan, dijo que recientemente recibió llamadas de pánico de clientes porque la aplicación no funcionaba. En su lugar, terminaron teniendo que presentarse en persona en las oficinas de los agentes de inmigración. “Veo la agonía que causa a los clientes”, dijo Flores. "Mi corazón está con ellos."

Con información de: AP.