Freddie Freeman / Foto captura de MLB Network

Los Dodgers de Los Ángeles firmaron la noche de este miércoles a Freddie Freeman, uno de los bates más cotizados este año entre los agentes libres de la MLB.

No solo se llevaron a la cara más visible de los Bravos de Atlanta en los últimos años, un caballero que juega muy bien al beisbol. Con él, también completan uno de los mejores lineups que se recuerde en este siglo... y mucho tiempo atrás, también.

Freeman acaba de batear para .300/.393/.503 en 2021, con 31 jonrones, 120 anotadas y 83 remolques. Es una fuerza ofensiva, más allá de que por su edad quizás vaya a resultar muy caro al final de este contrato. Y con él, la alineación del manager Dave Roberts luce demoledora.

Así se verán los Dodgers en 2022:

C - Will Smith.

1B - Freddie Freeman.

2B - Chris Taylor.

3B - Justin Turner.

SS - Trea Turner.

LF - AJ Pollok

CF - Cody Bellinger.

RF - Mookie Betts.

BD - Max Muncy.

Nombre a nombre, estamos ante un All-Stars, literalmente. Cualquiera de ellos podría ser llamado al Juego de Estrellas en esta temporada.

NUMERITOS DE ÉLITE

Ese lineup puede ponerse en numeritos, para ver cuánto puede valer en el campo. Por ejemplo, usando el OPS ajustado. Se trata de una métrica que permite precisar cuán bueno es un bateador respecto a la media de la MLB. Si 100 es la media, todo por arriba o por debajo de esa raya demuestra qué porcentaje por encima o por abajo de sus colegas se encuentra un toletero del Big Show.

Estos Dodgers son élite pura:

C - Will Smith (130).

1B - Freddie Freeman (133).

2B - Chris Taylor (110).

3B - Justin Turner (123).

SS - Trea Turner (152).

LF - AJ Pollok (137).

CF - Cody Bellinger (45).

RF - Mookie Betts (128).

BD - Max Muncy (138).

¿Cuán buenos o malos son esos números? Comparando, Albert Pujols tiene 144 de por vida. Miguel Cabrera enseña 145. Bryce Harper tiene 142. Y eso, contando que Bellinger, héroe en la postemporada, tiene un 126 de por vida, pese a vivir su peor año en 2021.

Los Dodgers se han convertido en un súper equipo. Pero en realidad defienden el sitial prevalente que ocupan desde hace tiempo.

Van en busca de su décima postemporada consecutiva. Han disputado tres de las últimas cinco Series Mundiales. Ganaron 106 juegos en la justa pasada.

Y todo eso no incluye la rotación de abridores. El as Clayton Kershaw volvió a firmar como agente libre con los esquivadores y el grupo de iniciadores luce sólido.

El mexicano Julio Urías, Walker Buehler y posiblemente Trevor Bauer formarán filas detrás de Kershaw. Es un cuarteto temible.

A PRECIO DE ORO

Los Ángeles ha logrado esta nómina gracias a una inversión millonaria. El sitio especializado Spotrac.com ya contabilizaba un total de 230 millones de dólares en salarios. Y la firma de Freeman pondrá esa cifra por arriba de los 250 millones este año. Contando el CBT, el impuesto al balance competitivo que tendrán que pagar, el registro rozará los 300 millones de dólares.

Nadie tiene una chequera tan rica ahora mismo en la MLB. Los Dodgers están apostando duro. Quieren la revancha frente a los Gigantes de San Francisco en el Oeste de la Liga Nacional. Y quieren, por supuesto, el anillo que distingue a los campeones.

Lo consiguieron en 2020. Y parecían tenerlo todo para repetir al año siguiente. Con su nueva adquisición y un Bellinger que debería rebotar, para volver a ser el bateador de élite que siempre fue, serán la pesadilla de los rivales.

En estos tiempos de impuesto al balance competitivo y oficiosos topes salariales, los Dodgers son el sueño del sindicato de peloteros.

Siguen invirtiendo, a pesar de tener comprometidos más de 60 millones en Bauer y David Price. El uno todavía no tiene la autorización del comisionado para volver a lanzar. El otro no tiene un rol claro ya.

El propio Freeman es una inversión con riesgo. Todavía es un slugger de élite, pero sus mejores años con el bate ocurrieron antes de 2020. Puede que la parte final de ese contrato de seis años se parezca al acuerdo que une a Price con Los Ángeles hoy.

Poco importa eso, si es para ganar este mismo año y se tiene el presupuesto que manejan los californianos. Con este renovado lineup y ese cuerpo de pitcheo, desde ya pueden soñar con otra Serie Mundial.