mujer pecho torso
Las mamografías ayudan a detectar cáncer de mama y posibles enfermedades cardíacas. Foto: Freepik

Cuida de ti
y de los tuyos

Con el newsletter semanal SALUD, mantente al día con lo último del COVID-19 y otras noticias y tips de salud.

Dirección(Obligatorio)
Al suscribirse, acepta recibir boletines informativos por correo electrónico o actualizaciones de El Tiempo Latino y acepta nuestra política de privacidad. Puede darse de baja en cualquier momento y puede contactarnos aquí.

Hacerte una mamografía de detección anual permite detectar otros padecimientos más allá del cáncer de seno en forma temprana; también puede brindarte un aviso sobre tu riesgo de enfermedad cardíaca, de acuerdo con un estudio reciente.

Atenta a las áreas blancas. Las radiografías digitales de los senos ayudan a identificar una acumulación de calcio en las arterias de los senos, un signo temprano de enfermedad cardíaca. Estas áreas blancas, conocidas como calcificación arterial mamaria o BAC, son marcadores de endurecimiento en las arterias y tienden a ir acompañadas de la edad avanzada, la diabetes tipo 2, la presión arterial alta y la inflamación. (No es lo mismo que la calcificación de la capa interna de las arterias que a menudo se encuentra en fumadores o personas con colesterol alto).

Mamografías salva vidas. "Una sola prueba universalmente aceptada puede abordar las dos principales causas de muerte en las mujeres", dijo el autor del estudio y científico investigador en la División de Investigación de Kaiser Permanente del Norte de California, en Oakland, Dr. Carlos Iribarren.

Para el estudio, publicado el 15 de marzo en la revista Circulation: Cardiovascular Imaging, su equipo revisó los registros de salud de más de 5.000 mujeres, de 60 a 79 años, que se sometieron a una o más mamografías de detección. Ninguna de estas mujeres tenía antecedentes de enfermedad cardíaca o cáncer de mama cuando comenzó el estudio. Fueron seguidas durante unos 6,5 años.

¿Qué descubrieron? Aquellas mujeres cuya mamografía mostró calcificaciones arteriales mamarias tenían un 51% más de probabilidades de desarrollar una enfermedad cardiaca o sufrir un accidente cerebrovascular, en comparación con las mujeres sin acumulación de calcio en las arterias, encontró el estudio.

Además, las mujeres con acumulación de calcio tenían un 23% más de probabilidades de desarrollar cualquier tipo de trastorno cardíaco o vascular, como enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular, insuficiencia cardiaca y enfermedades relacionadas, mostró la investigación.

¿Qué hacer si tienes BAC?  "Para las mujeres con un riesgo bajo, la presencia de BAC debería ser un desencadenante para adherirse a estilos de vida saludables, incluida una dieta saludable para el corazón, evitar fumar y hacer ejercicio con regularidad", aconsejó el Dr. Iribarren.

"Para las mujeres con riesgo intermedio, la BAC también debería generar una conversación con el médico sobre el inicio del tratamiento para factores de riesgo como el colesterol, la presión arterial y la diabetes que no están bien controlados sólo con el estilo de vida".

Dos pájaros de un solo tiro. Aunque el informe de los niveles de BAC no es obligatorio, los radiólogos deben incluir esta información en sus estudios, dijo Iribarren. "Una proporción relativamente pequeña ya lo hace, pero lo que es más importante, hay investigaciones que muestran que las mujeres desean abrumadoramente que esta información se les proporcione a ellas y a sus médicos de atención primaria", dijo.

Debido a que esta información se puede obtener durante una mamografía de detección de rutina, no habría costos adicionales ni exposición a la radiación.

Más información para el futuro. La instructora de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern en Chicago, Dra. Natalie Avella Cameron, coescribió un editorial que acompañó los hallazgos:

"Si la investigación futura muestra que BAC mejora la predicción del riesgo de enfermedades cardíacas entre las mujeres que aún no toman medicamentos para reducir el colesterol, BAC podría servir como una herramienta poderosa para ayudar a guiar la prevención de enfermedades cardíacas para los millones de mujeres que se someten a mamografías de rutina cada año", explicó.

Conocer el estado de la BAC podría ser una información poderosa y potencialmente salvadora de vidas, añadió la cardióloga y directora médica en Atria New York City y profesora asociada clínica de medicina en la Universidad de Nueva York, Dra. Nieca Goldberg, que también revisó los hallazgos.

No solo es cáncer de mama. "La enfermedad cardiaca es la principal causa de muerte entre las mujeres, pero muchas mujeres están más preocupadas por el cáncer de mama", sostuvo Goldberg. "Los problemas de salud de las mujeres no están aislados. Una prueba para el cáncer de mama también puede darnos pistas sobre el riesgo de enfermedad cardíaca".

"No sabemos cómo cualquier intervención cambiaría las calcificaciones, pero hacer ejercicio, dejar de fumar, controlar la diabetes, llevar una dieta más saludable y controlar el colesterol y la presión arterial puede ayudar a reducir el riesgo de ataque cardiaco", recordó Goldberg.

Fuente principal de la noticia: US News