FOTO: Freepik

CONTENIDO PATROCINADO POR:

Experto destacado: Kaiser Permanente
Después de más de dos años de pandemia, más de 214 millones de estadounidenses se han vacunado completamente, y estamos comenzando a ver avances importantes en la lucha para acabar con el COVID 19. La cantidad de casos está disminuyendo luego del pico que causó la variante ómicron, y muchas actividades laborales y comunitarias están reanudando su funcionamiento normal. Lamentablemente, aún existe mucha información contradictoria sobre la vacuna. Esto causa dudas y confusión en la población, por lo que es importante conocer datos reales. Luis Ruiz, especialista en medicina pulmonar de Kaiser Permanente, nos habla de algunos de los mitos más comunes sobre las vacunas contra el COVID 19 y nos brinda datos importantes.

REALIDAD: No puede contraer COVID 19 por aplicarse la vacuna.
Este es un dato importante: no existe forma de contraer COVID 19 por aplicarse la vacuna o la dosis de refuerzo. Ninguna de las vacunas autorizadas contra el COVID 19 en EE. UU. contiene el virus vivo que provoca la enfermedad. Es decir que la vacuna contra el COVID 19 no puede transmitir la enfermedad.

REALIDAD: Las vacunas y las dosis de refuerzo contra el COVID 19 lo protegen de la enfermedad grave e, incluso, pueden proteger a las personas que lo rodean.
Las vacunas contra el COVID 19 ofrecen una protección considerable contra la enfermedad grave, incluida la que causan las variantes delta y ómicron, entre otras. De todas formas, es posible que haya casos de infección en personas vacunadas porque ninguna vacuna es un 100 % efectiva. Sin embargo, si usted está totalmente vacunado, es mucho menos probable que se contagie y, en consecuencia, que transmita el virus a otras personas. Además, las investigaciones demuestran que aplicarse la dosis de refuerzo contra el COVID 19 aumenta significativamente la eficacia de la vacuna y le brinda una mayor protección contra la variante ómicron. Si está totalmente vacunado, pero igual se contagia, las probabilidades de tener una enfermedad grave, requerir hospitalización o morir son mucho más bajas. Las tasas de hospitalización son entre 9 y 15 veces más altas en las personas no vacunadas que en los adultos vacunados.


Luis Ruiz, MD, es un especialista certificado en medicina pulmonar del Mid Atlantic Permanente Medical Group. Atiende pacientes en centros de Kaiser Permanente de Washington D. C. y Maryland.


REALIDAD: La vacuna contra el COVID 19 es segura y efectiva para los niños.

Todos los niños mayores de 5 años deben recibir la vacuna contra el COVID 19 de Pfizer. En EE. UU., más de 22 millones de menores de 18 años se vacunaron completamente contra el COVID 19. La mayoría solo presentó efectos secundarios leves y de corta duración, si los tuvo. Los síntomas como fiebre leve y dolores corporales o de cabeza pueden aliviarse con remedios caseros, como mantener la hidratación, mover el brazo donde se aplicó la vacuna para evitar que le duela, colocar una compresa fría o tibia en el sitio de la inyección, evitar las actividades agotadoras y usar medicamentos de venta libre contra el dolor (como ibuprofeno y acetaminofén). Estos síntomas suelen mejorar en uno o dos días.

REALIDAD: La vacuna contra el COVID 19 NO afecta la fertilidad y es segura durante el embarazo.
No existe evidencia de que las vacunas, incluida la vacuna contra el COVID 19, provoquen infertilidad en hombres o mujeres. Los estudios realizados a mujeres

que están en tratamiento de fertilización in vitro demostraron que no hubo diferencia en las tasas de embarazo entre las personas vacunadas y las no vacunadas.

Además, un estudio de los CDC (Centers for Disease Control and Prevention, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) demuestra que la vacunación durante el embarazo no causa complicaciones como parto prematuro o bajo peso al nacer.

Los CDC recomiendan firmemente que las mujeres embarazadas se vacunen. Hasta el momento, más de 22,000 mujeres embarazadas fueron hospitalizadas a causa del COVID 19. Las mujeres embarazadas que tienen COVID 19 corren más riesgo de tener problemas durante el embarazo, como parto prematuro o muerte fetal, o de que el recién nacido tenga una infección grave por COVID. Además, un estudio reciente muestra que vacunarse durante el embarazo no solo protege a la madre sino también al bebé en gestación.

Realidad: Debe aplicarse la vacuna y la dosis de refuerzo aunque haya tenido COVID 19.
Las personas que ya tuvieron COVID 19 también deben vacunarse. El COVID 19 representa un riesgo grave para la salud, y es posible infectarse con el virus más de una vez. De hecho, las investigaciones muestran que la reinfección es mucho más común con la variante ómicron. Al vacunarse y recibir la dosis de refuerzo (para personas de 12 años o más) es mucho menos probable que muera o sea hospitalizado si se infecta.

Realidad: Es posible que, en algunas personas, las vacunas contra el COVID 19 causen efectos secundarios leves o moderados de poca duración.
Algunas personas presentan reacciones leves o moderadas que desaparecen sin ninguna complicación.

Estas reacciones pueden ser dolor, enrojecimiento e hinchazón en el brazo donde se aplicó la inyección, fatiga, dolor de cabeza, dolor muscular, escalofríos, fiebre y náusea. Estos síntomas son normales después de la vacunación e indican que el sistema inmunitario de la persona está respondiendo al virus para ofrecerle protección en el futuro. A diferencia de los síntomas del COVID 19, que pueden ser graves y durar semanas, estos síntomas usualmente desaparecen en uno o dos días y pueden tratarse con analgésicos de venta libre.

Para obtener más información, involucrarse o vacunarse, visite: kp.org/govax.