El venezolano Ronald Acuña Jr. regresa a Atlanta tras una delicada lesión / Foto captura MLB Network

La historia juega en contra de los Bravos de Atlanta. Nadie ha repetido la corona de la Serie Mundial desde los Yanquis de 2000.

Equipos con gran talento fallaron en conseguir el bicampeonato en la MLB en este siglo. Pero los campeones de 2021 se han reinventado para empezar como favoritos una vez más, al menos en el Este de la Liga Nacional.

La llegada del preciado slugger Matt Olson se suma al regreso del suspendido dominicano Marcell Ozuna y del operado venezolano Ronald Acuña Jr. Ninguno de los tres estuvo en la alocada carrera que condujo a los indígenas hasta el título en el Clásico de Otoño. Ahora serán las fuerzas que empujen la alineación.

Atlanta infunde respeto. Aunque su líder natural, Freddie Freeman, firmó como agente libre con los Dodgers, semanas atrás, Olson tomará su lugar, con mejores números en la última justa. Es más joven, está en pleno ascenso y pasará de un estadio hostil a los bateadores, el de Oakland, a uno que mima a los toleteros de poder como él.

Hasta en eso parecen un poco mejores los Bravos, contra todo pronóstico.

Ozuna fue el líder jonronero y empujador en la campaña recortada por la pandemia mundial. Pero en mayo pasado fue apartado del club por la MLB, debido a un incidente de violencia doméstica que por poco le cuesta la carrera.

Él y Acuña Jr., recuperado de una delicada cirugía en la rodilla derecha, pondrán fuego a un lineup de Atlanta que vuelve a ser potente. Sin Freeman, sin algunos de los refuerzos que llegaron a última hora para ayudar en la carrera a la Serie Mundial --como el cubano Jorge Soler-- el grupo sigue siendo temible.

Lo es también en su rotación, encabezada por Max Fried y el veterano Charlie Morton. Y ahora también en su bullpen, tras la contratación del cerrador curazoleño Kenley Jansen para los novenos innings.

METS Y FILIS RENOVADOS

La batalla por la División Este no será fácil para Atlanta, ante las piezas que han sumado los renovados Filis de Filadelfia y Mets de Nueva York.

En la Gran Manzana decidieron apostar duro. El multimillonario Steven Cohen ha prometido una corona al costo que sea y contrató nada menos que a Max Scherzer como agente libre.

Scherzer y Jacob deGrom formarán uno de los mejores dúos de todos los tiempos, con el recién llegado Chris Bassitt muy cerca y, en general, un cuerpo de pitcheo que es la baza más fuerte de los metropolitanos.

Pero la ofensiva, la gran deuda de los neoyorquinos en 2021, tambien luce mejor. El dominicano Starling Marte llegó de los Atléticos para aportar velocidad, defensa, contacto y muchas, muchas bases robadas. El venezolano Eduardo Escobar arribó de los Cerveceros para proporcionar poder y liderazgo. Si el boricua Francisco Lindor recupera su antiguo nivel, la toletería que lidera Pete Alonso hará mucho daño a los adversarios. Y eso será así, incluso si el quisqueyano Robinson Canó no recupera su toque.

Los Filis, ante este panorama, trataron de ser compradores de última hora. Firmaron a los agentes libres Nick Castellanos y Kyle Schwarber, para completar un orden de bateo que se ve mejor que el año pasado. El astro Bryce Harper, el receptor J.T. Realmuto y el inicialista Rhys Hoskins estarán mejor acompañados.

Pero los cuáqueros tienen más dudas que atender, respecto a sus dos grandes contrincantes de división. Comenzarán la temporada con posiciones clave a prueba. El shortstop, por ejemplo, ante el declive del holandés Didi Gregorius. Y el center, donde exploran una combinación de patrulleros.

El recién llegado Corey Knebel debería resolver los problemas recientes para tener un buen cerrador en Filadelfia. También se sumaron el dominicano Jeurys Familia y Brad Hand para los innings finales. Esa rotación relativamente estable que lideran Aaron Nola y el venezolano Ranger Suárez necesita en demasía un bullpen que le ayude a lucir mejor. Al menos este se ve más apto que aquel que hizo aguas en el último torneo.

Así, pues, habrá competencia y amenaza para Atlanta.

MARLINS Y NACIONALES A LA ZAGA

El gran Derek Jeter renunció a su cargo y a sus acciones en los Marlins de Miami, al considerar que la directiva no busca competir por el título a corto y mediano plazo. Es la metáfora que representa a un equipo con gran talento monticular, pero con algunas dudas por atender.

Los floridanos mantienen el corazón de su pitcheo. El as dominicano Sandy Alcántara, el joven Trevor Rogers y los venezolanos Pablo López, Eliéser Hernández y Jesús Luzardo pueden ser el abono para una sorpresa, si se mantienen saludables.

El lineup será un poco mejor que en 2021, con la llegada de los jardineros Soler y Avisail García. El cubano es un jonronero nato. El de Venezuela da cuadrangulares, pero también se pone en circulación.

Con el venezolano Jesús Aguilar a las puertas de la agencia libre, el chance de los Marlins para dar una sorpresa quizás sea ahora. Aunque también será momento de apreciar la posible consolidación de nuevos talentos, como el del prospecto quisqueyano Jesús Sánchez, el nuevo dueño del centerfield.

Todo eso deja a los Nacionales de Washington como los más débiles de la llave oriental. Porque el futuro pinta oscuro para ellos, a pesar de contar con el mejor paleador del Este y uno de los peloteros más excitantes de la MLB: el dominicano Juan Soto.

Los Nats están al otro extremo de los Bravos debido al proceso que viven. No están en una declarada reestructuración, porque usarán a veteranos en varias posiciones. Pero algunos vienen en descenso, como los venezolanos César Hernández y Alcides Escobar, contratados para formar la nueva llave de dobleplays.

Soto y su compatriota Nelson Cruz serán los émbolos de la maquinaria capitalina. Pero es necesario para el manager Dave Martínez que la alineación sorprenda para bien, ante las dudas que enseña su pitcheo.

Porque el staff dependerá de veteranos como Stephen Strasburg, Patrick Corbin, el venezolano Aníbal Sánchez o el panameño Paolo Espino, con un bullpen en proceso de armado.

La lucha empieza el 7 de abril. Todos buscarán destronar al favorito Atlanta.