Yadier Molina y Nolan Arenado, bastiones de San Luis / Foto captura de MLB Network

Por Ignacio Serrano

Yadier Molina, uno de los mejores receptores de todos los tiempos, colgará los spikes al terminar el año, al completarse una temporada que puede ser la última que dispute el gran Albert Pujols. Toda una época del beisbol latinoamericano está por terminar. Y ese capítulo podría cerrar con un final feliz.

Molina emprenderá en breve una carrera como estratega, que planea comenzar en el beisbol invernal venezolano. Pujols no ha hecho un anuncio todavía, aunque se espera que diga adiós después de regresar como agente libre al equipo donde más brilló.

Los Cardenales de San Luis conquistaron dos títulos de Serie Mundial gracias al aporte del catcher puertorriqueño y el jonronero dominicano. Y en este torneo que empezará el 7 de abril vuelven a estar entre los favoritos, al menos para conquistar el Centro de la Liga Nacional.

Los pájaros rojos son participantes habituales de los playoffs. Llevan tres campañas consecutivas avanzando a la postemporada y han estado en la acción decisiva de octubre en 15 de los 22 torneos que se han celebrado a partir de 2000.

Este año tampoco deberían faltar a la cita, aunque tendrán fiera competencia en los defensores del banderín, los Cerveceros de Milwaukee. Y para desplazarlos del primer puesto en la división, han mejorado ligeramente el roster que tan bien jugó en la segunda mitad de 2021.

San Luis es un club que apoya su chance en la buena ejecución y la sólida defensiva. Cinco de sus integrantes recibieron en noviembre el Guante de Oro: Nolan Arenado, Paul Goldschmidt, Harrison Bader, Tyler O’Neill y Tommy Edman. Y Arenado lleva cinco años consecuivos llevándose el Guante de Platino, que en cada justa se entrega al mejor defensor de toda la MLB.

Ese apoyo en el campo hace que los pitchers de los Cardenales se vean un poco mejor de lo que son. Muchos potenciales hits y posibles extrabases son robados con tino. Pero es que, además, el staff que conducirá el manager Oliver Mármol es aceptable.

El dominicano Mármol hace su debut como estratega y eso genera una duda sobre cómo dirigirá. Si una molestia aparentemente transitoria desaparece pronto, contará con una temporada completa del as Jack Flaherty. Tiene al inagotable Adam Wainwright para abrir el Día Inaugural. Recibió al agente libre Steven Matz, que debería sacar provecho de su regreso a la Liga Nacional. Y espera que brazos como los de Miles Mikolas y los jóvenes Dakota Hudson y Jake Woodford se eleven hasta la alta competencia.

El punto fuerte de San Luis, sin embargo, está en la defensa y en el lineup. Goldschmidt, Arenado y O'Neill vienen de superar la treintena de cuadrangulares. Harrison Bader está alcanzando su tope como pelotero. Y Dylan Carlson acaba de ser finalista del Novato del Año.

La lesión de Alex Reyes le restará potencial al bullpen durante un tiempo indefinido. Pero el grupo que encabeza el mexicano Giovanny Gallegos luce, al menos, adecuado.

El beisbol de Puerto Rico, República Dominicana y Latinoamérica en general se preparan para un año que puede ser inolvidable, según cómo sea el adiós del boricua Molina y la posible marcha del quisqueyano Pujols. Pero esta carrera que ahora comienza puede encontrarlos dentro de seis meses en plena batalla por la Serie Mundial.

MILWAUKEE, EL GRAN ADVERSARIO

El camino de San Luis no está libre, sin embargo. En Milwaukee no tienen tantos nombres lustrosos para exhibir. Pero estos Cerveceros pesan, beisbolísticamente hablando, y acaban de probarlo en 2021.

La tropa de Craig Counsell tiene el pitcheo como principal virtud. Solo los Dodgers de Los Ángeles y los Gigantes de an Francisco tuvieron mejor efectividad colectiva el año pasado. Y prácticamente todos están de vuelta.

Esa capacidad para contener a los contrarios es la mayor amenaza contra los Cardenales y el resto de la división. La rotación que lideran Brandon Woodruff y Corbin Burnes tuvo cinco integrantes con promedios enre 2.43 y 3.22, cifras realmente de élite. Y el bullpen que encabeza Josh Hader es igualmente devastador.

Fue ese staff lo que permitió a Counsell celebrar 95 victorias, a pesar de tener un bateo apenas en la media de la MLB.

La llegada del slugger Hunter Renfroe busca cambiar eso, aunque ya no está el venezolano Avisail García, que se fue como agente libre. Será suficiente si toleteros de perfil relativamente discreto, como el inicialista Rowdy Tellez, el campocorto dominicano Willy Adames o el antesalista mexicano Luis Urías dan un paso al frente. Adames y Urías lo hicieron el año pasado y tienen espacio para seguir creciendo.

Pero, sobre todo, será suficiente si Christian Yellich recupera el toque de antiguo MVP, ese que lleva dos campañas sin conseguir, debido a las lesiones y a un descenso en su rendimiento.

CACHORROS Y LOS DEMÁS

Más abajo vienen los Cachorros de Chicago, que han vivido meses muy movidos.

A mediados de 2021, los oseznos salieron de casi todas sus figuras principales: el puertorriqueño Javier Báez, Kris Bryant y Anthony Rizzo, además de Joc Pederson y el cerrador Craig Kimbrel. Pero en el receso invernal llegaron los abridores Marcus Stroman, Wade Miley y Seiya Suzuki, la estrella más codiciada del Japón.

Suzuki se convierte desde ya en el bate con más potencial en el lineup. Pero no es bueno el panorama si en una escuadra a la baja todavía se debate si el venezolano Willson Contreras también será cambiado o no.

Al menos en la Ciudad de Los Vientos hay debate. Porque en los Rojos y los Piratas no hay discusión: todo apunta a que disputarán el dudoso privilegio de no ser últimos en el Centro de la Nacional.

Cincinnati emprendió una radical política de reducción de costos. Dejaron ir como agente libre al cubano-americano Nick Castellanos, al derecho Miley y cambiaron al venezolano Eugenio Suárez, al slugger Jesse Winker y al antiguo as Sonny Gray.

Fueron muchas pérdidas y muy poco lo que arribó, en términos cortoplacistas. El gran Joey Votto seguirá siendo la gran atracción en el equipo, pero luce, hoy, más solitario que nunca.

Lo mismo sucede en Pittsburgh desde hace varios años. A diferencia de lo que hace San Luis, la constante reconstrucción de los bucaneros nunca es a partir de un roster que va cambiando piezas, pero que sigue siendo competitivo.

Hay talentos allí. Tres prospectos de los filibusteros aparecen entre lo 27 mejores de toda la pelota. Y al menos dos de ellos lucen prácticamente listos para debutar en 2022: el camarero Nick Gonzales y el campocorto dominicano Oneil Cruz.

Otro joven infielder, el venezolano Diego Castillo, ha sorprendido con sus tablazos primaverales y también espera estrenarse en la justa que está por comenzar. Pero el cuerpo de lanzadores, que ahora encabeza el colombiano José Quintana, no parece listo para competir.

Los Piratas acaban de ser últimos en carreras anotadas en todas las Grandes Ligas. Y terminaron antepenúltimos en efectividad. Tampoco este parece ser un campeonato para ellos, aunque todos sean optimistas cuando la acción esté por comenzar.

ÚLTIMAS NOTICIAS