José Altuve, lider de los Astros de Houston / Foto captura MLB Network

La rivalidad entre los Astros y los Atléticos, que tanta tensión causó en el Oeste de la Liga Americana, está aparentemente muerta en esta temporada. La venta de garage que realizó la gerencia de Oakland pone a ese equipo a centrarse en futuros campeonatos. Pero Houston no tendrá el camino libre en 2022. Hay nuevos contendores en la llave occidental.

El equipo que dirige el veterano Dusty Baker vuelve a ser el favorito para conquistar el banderín. Viene de ganar 95 juegos el año pasado, la segunda mejor cantidad en el joven circuito. Pero ni su roster está intacto ni todos sus adversarios bajaron de nivel.

Por el contrario, los Marineros y los Rangers se ven mejor hoy que ayer.

Los Astros jugarán sin el astro Carlos Correa por primera vez desde 2014. El shortstop y líder de los siderales se marchó como agente libre, tras rechazar un contrato multianual que le habría convertido en el jugador mejor pagado en la historia de la franquicia.

Les tocará aprender a sobrevivir sin el puertorriqueño. Pero ya antes aprendieron a soportar bajas importantes, sin dejar de competir. Tiempo atrás se fue George Springer y poco pasó. Justin Verlander se lesionó y perdió prácticamente los últimos dos años. Han cambiado de cerrador con frecuencia inusitada en el último lustro. Y, sin embargo, siguen copando las apuestas.

Verlander está de regreso, por fin sano. El propecto dominicano Jeremy Peña asumirá la responsabilidad en el short. La rotación luce sólida, a pesar de la marcha del veterano Zack Greinke. Y todo apunta a que el grupo sigue siendo compacto, sólido, listo para competir.

El boricua Martín Maldonado aporta su defensa detrás del plato y lleva el ritmo del pitcheo. Verlander, el mexicano José Urquidy, el venezolano Luis García y el dominicano Framber Valdez ensanchan una rotación de primera, que será mejor en el momento en que se una Lance McCullers. El bullpen, liderado por Ryan Pressly, dispone de varios lanzallamas. Y la alineación debería ser productiva, otra vez.

Esa ofensiva promete, con el venezolano José Altuve, los cubanos Yuli Gurriel y Yordan Álvarez, además de Alex Bregman y los patrulleros Michael Brantley y Kyle Tucker.

Correa hará falta, sí. Pero si Peña tiene una actuación decente, el resto del club se encargará de demostrar que estos Astros tienen suficientes armas para seguir ganando, a pesar de haber perdido piezas valiosas, una vez más.

LOS NUEVOS RIVALES

No la tendrá fácil, Houston. Porque Seattle y Texas se armaron bajo la idea de que 2022 puede ser el año.

Los Marineros contrataron a Robbie Ray, el Cy Young de la temporada pasada, para encabezar la rotación. Y tendrán al dominicano Diego Castillo a tiempo completo en los innings finales.

Adquirieron al antesalista venezolano Eugenio Suárez para compensar la pérdida de Kyle Seager, que decidió retirarse después de dar 35 jonrones. Y en el mismo cambio llegó el slugger Jesse Winker, que completará un trío de fuerza junto a Mitch Haniger y quizás Jarred Kelenic. Para rematar, anunciaron que el súper prospecto quisqueyano estará presente en el outfield desde el Día Inaugural.

Los occidentales pelearon en la pasada justa y volverán a hacerlo. Pero el staff de monticulistas luce en deuda frente al de los Astros. Y eso es peligroso, cuando se trata de desplazar a un club que además batea.

Otro tanto puede pasarle a los Rangers. Firmaron a dos de los más cotizados agentes libres: Corey Seager y Marcus Semien. Con esa nueva llave de dobleplays, que debe producir mucho con el madero, esperan reimpulsar la franquicia.

Quizás no sea suficiente. Porque los vigilantes vienen de perder 102 veces y su cuerpo monticular no es especialmente brillante. Jon Gray es el nuevo as, llegado de los Rockies. Pero no hay mucho más detrás de él.

OAKLAND Y EL SHOW DE OHTANI

No hay que dar por muertos a los Atléticos, porque todavía tienen brazos que pueden levantarlos. Pitchers como el dominicano Frankie Montás, Cole Irvin y el joven James Kaprielan son la baza de estos nuevos A's, que perdieron buena parte de su artillería y a sus dos mejores lanzadores.

Ya no están el inicialista Matt Olson ni el antesalista Matt Chapman, el dominicano Starling Marte ni Mark Canha. El cuadro y el outfield pierden defensa, tanto como pierde potencial la alineación.

También fueron cambiados los dos principales abridores de los elefantes: Chris Bassitt y Sean Manaea. No, el panorama no pinta bonito en esta zona de la bahía de San Francisco.

Mejor lucen los Ángeles. Después de todo, tienen a dos de los mejores peloteros de ambas ligas, con el slugger Mike Trout y el MVP de 2021, la maravilla japonesa Shohei Ohtani.

Noah Syndergaard llegó como agente libre, con la ilusión de dejar atrás su reciente historial de lesiones con los Mets. Si puede volver a su nivel de otrora, los querubines tendrán dos formidables pitchers para encabezar la rotación, con él y Ohtani.

Jared Walsh también aporta poder en la inicial. Y un regreso a tope de Anthony Rendón daría dinamita al lineup.

No parece suficiente para pelearle la cima a los Astros, sin embargo. Y dependen de muchos condicionantes. Pero al menos este podría ser un torneo en el que Anaheim participe como buen animador en la Liga Americana.

ÚLTIMAS NOTICIAS