El líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, habla con los medios de comunicación sobre el proyecto de ley de gastos de Covid el 5 de abril de 2022 | Foto EFE/EPA/JIM LO SCALZO

Los fondos para la respuesta ante la pandemia de COVID-19 siguen en altibajos. De ser de 22.000 millones de dólares, se redujo a 10.000 millones durante las negociaciones. Aprobado en la Cámara de Representantes, su futuro vuelve a parecer incierto, luego de que los republicanos demandarán votar sobre restricciones a la inmigración y estancara el financiamiento en el Senado.

Un acuerdo para financiar. Los senadores alcanzaron un acuerdo el lunes sobre el paquete para financiar la respuesta ante la pandemia de COVID-19, que incluye tratamientos, vacunas y pruebas de despistaje. En las negociaciones quedaron por fuera todos los recursos —en total 5.000 millones— para ayudar a las naciones en el extranjero a combatir la enfermedad, sobre todo en países pobres, donde aún prevalece.

  • El monto de 10.000 millones de dólares ya estaba por debajo de lo solicitado por la administración Biden, que desde mediados de marzo estaba presionando al Congreso para que hicieran esfuerzos por aprobar estos fondos, ya que el gobierno se estaba quedando sin dinero y algunos programas ya estaban empezando a ser reducidos.
  • El líder de la mayoría, el senador Chuck Schumer, dijo que trabajarían en otro proyecto de gasto que contemple los fondos para combatir el COVID-19 en el extranjero durante la primavera.

Descarrilado por inmigración. El martes los republicanos marcaron un sendero diferente a un proyecto que parecía encaminado a la aprobación. El intento de los demócratas de comenzar el debate sobre el financiamiento fue bloqueado.

  • Los 50 republicanos se opusieron a la medida, dejando a los demócratas 13 votos por debajo de los 60 que necesitaban para poder iniciar el debate. Los republicanos dijeron que retendrían el apoyo al paquete de COVID-19 a menos que los demócratas votaran sobre una enmienda que impide que Biden levante Título 42, un mandato de la era Trump que está programado para finalizar el 23 de mayo.
  • El miércoles no hubo señales de que los partidos estuvieran cerca de resolver el estancamiento. Los republicanos interpusieron así, la inmigración, un tema que formará parte de sus mensajes de cara a las elecciones intermedias en noviembre, en las que se renovará el Congreso.
  • Por otro lado, un grupo de senadores bipartidista presentará un proyecto para retrasar 60 días el levantamiento de la medida y durante ese tiempo la administración Biden debe presentar un plan que aborde el posible crecimiento de afluencia de migrantes a Estados Unidos. El plan es incluirlo dentro del paquete de financiamiento de covid-19, porque la medida es una "política covid", según el senador republicanos James Lankford, uno de los redactores de la propuesta.

Prioridades del Senado. Schumer y la administración Biden esperaban aprobar los fondos para la respuesta ante la pandemia antes de que los legisladores comiencen un receso de dos semanas el viernes.

  • “Esta es una votación potencialmente devastadora para todos los estadounidenses que estaban preocupados por la posibilidad de que una nueva variante asomara su desagradable cabeza dentro de unos meses”, dijo Schumer el martes.
  • Ahora, el Senado está enfocado en la confirmación de Ketanji Brown Jackson, como juez de la Corte Suprema, una votación histórica que se llevará a cabo este jueves.
  • La administración Biden criticó la postura de los republicanos con respecto al financiamiento de COVID-19. “La pregunta que tenemos es si los republicanos están actuando de buena fe para brindar los recursos que necesitamos para salvar vidas estadounidenses o si solo están jugando a la política”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, el miércoles. “El virus no está esperando a que los republicanos en el Congreso actúen juntos”.

Con información de AP