COMPARTE
Jillian Youngblood
Steven Kull

La sabiduría colectiva de hoy dice que los estadounidenses están irremediablemente divididos. Sin embargo, la gente de este país está de acuerdo en muchas cosas y los estadounidenses están mucho menos polarizados que el Congreso.

Esto se demostró el jueves por la noche cuando los residentes del distrito 8 de Maryland se reunieron con su congresista, el representante Jamie Raskin. El evento, parte de un nuevo esfuerzo prometedor para conectar mejor a los funcionarios electos y sus electores, fue convocado por tres organizaciones no partidistas y sin fines de lucro: el Programa de Consulta Pública de la Universidad de Maryland, Civic Genius y Voice of the People.

Nuestra experiencia muestra que los estadounidenses están listos para avanzar, más allá de las líneas partidistas, en soluciones a nuestros problemas nacionales más difíciles. Y quieren que sus miembros del Congreso hagan lo mismo.

En este "Foro de panel de ciudadanos", el representante Raskin y los habitantes de Maryland discutieron los resultados de una innovadora encuesta en línea que ellos y más de 500 residentes del Distrito 8 del Congreso realizaron sobre cómo abordar las preocupaciones ambientales y energéticas. Hablaron entre ellos y con el congresista sobre los resultados, lo que significan y lo que pueden hacer juntos.

La encuesta, que utilizó métodos científicos para identificar los puntos de vista de las personas en el distrito, encontró que la mayoría de los republicanos y demócratas en el 8º distrito del Congreso de Maryland están de acuerdo con una variedad de propuestas legislativas federales. Por ejemplo, las mayorías en ambos partidos están de acuerdo en proporcionar incentivos fiscales para alternativas de energías limpias y de ahorro de energía; exigir a las empresas eléctricas que obtengan una parte mínima de su electricidad de fuentes renovables; e instituir una tarifa de carbono y un plan de reembolso.

Cualquiera puede realizar la encuesta en línea haciendo clic aquí.

Estas encuestas son únicas: los ciudadanos pasan por un proceso llamado “Simulación de elaboración de políticas” que los pone en el lugar de los legisladores. Los encuestados reciben información sobre los temas y evalúan los argumentos a favor y en contra (del tipo que los legisladores escuchan en el pleno del Congreso), antes de hacer sus recomendaciones.

Estas encuestas muestran rutinariamente, en los distritos políticos más rojos y más azules, que en muchos de nuestros temas más difíciles, como la atención médica, inmigración, impuestos y reforma política, la gran mayoría de los estadounidenses comparten una cantidad notable de puntos en común.

En todo el país, estas encuestas, seguidas de un foro con el miembro del Congreso, se están convirtiendo en una alternativa a las reuniones públicas que con demasiada frecuencia se convierten en posturas políticas y peleas de gritos. En lugar de eslóganes y fragmentos de audio, estos eventos se enfocan en lo que piensan los ciudadanos y promueven una discusión reflexiva entre los electores y sus representantes en Washington.

Este es el noveno "Foro de Panel de Ciudadanos" que hemos convocado con miembros del Congreso, y cada vez hemos visto que si las personas tienen los mismos hechos y escuchan los mejores argumentos de ambos lados, considerarán las prioridades en competencia bien y sabiamente. La mayoría de los votantes de ambos partidos están de acuerdo en las soluciones a los problemas que enfrenta nuestra nación.

En otras palabras, la idea de que estamos demasiado polarizados para tener una conversación razonable sobre los problemas es incorrecta. Los estadounidenses no están tan divididos como sus líderes. Quieren funcionarios electos que escuchen las opiniones de la gente en su conjunto y trabajen juntos para resolver los problemas.

Es por eso que los miembros del Congreso de ambos partidos están participando en estos foros donde se saca a la luz la opinión de todos sus electores. Un congresista dijo que esto es “exactamente lo que necesitamos en todo el país”. Otro los recomendó a sus colegas como una “cosa increíble”.

Lo que está en juego no podría ser más alto. Las personas, las empresas y nuestras comunidades dependen del gobierno para trabajar. Con demasiada frecuencia, nuestros líderes están atrapados en conversaciones políticas tóxicas e improductivas que tienen poco que ver con los problemas que nos afectan todos los días.

Los paneles de ciudadanos brindan a las personas las herramientas para hacer oír su voz y ayudar a restaurar nuestra democracia. Si los estadounidenses los usan para unirse y recuperar nuestra política, nuestros líderes bien podrían seguirlos.

Steven Kull es el presidente de Voice of the People y director del Programa de Consulta Pública de la Universidad de Maryland, que realizó esta encuesta.

Jillian Youngblood es la directora ejecutiva de Civic Genius.

 Las tres organizaciones son no partidistas y sin fines de lucro que no toman posiciones sobre políticas o elecciones.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS